Sus padres, sin pensarlo dos veces, le obsequiaron un reloj Richard Mille valorado nada más y nada menos que en $250,000.
Anuncio

La pequeña Kulture Kiari Cephus, la hija de Cardi B Offset, recibió el día de su tercer cumpleaños los regalos más extravagantes que te puedas imaginar. Sus padres, sin pensarlo dos veces, le obsequiaron un reloj Richard Mille valorado nada más y nada menos que en $250,000.

El cumpleaños tenía que estar a la altura de lo que su madre es: una mujer todo extravagancia, excentricidad y glamour. Pero este no fue el único regalo costoso que Kulture recibió.

Además de la superfiesta que le celebraron, la rapera le regaló a la pequeña un lujoso collar personalizado con diamantes de la casa Eliantte & Co con diseños de Disney, símbolos de Chanel y la letra inicial K, que pudo haber costado casi $500,000, según aseguran varios medios de prensa.

En la fiesta, además, no faltaron carruajes, animales y un castillo, casi a modo de película para que Kulture se sintiera todo una princesa.

Las imágenes del megacumpleaños no han dejado de levantar todo tipo de comentarios. Algunos han tildado a la rapera de excéntrica y materialista. "Materialismo en su máxima expresión"; "Que Dios le dé vida y salud para que nunca le falte esos lujos"; "No es el reloj sino la edad de la niña, apuesto a que la niña apreciaría mejor una muñeca"; "La niña creo que hubiese estado más contenta con una Barbie", le dijeron a la intérprete de "I like it".

Acostumbrada a las críticas, Cardi B la pasó a lo grande en el cumple de su hija mientras espera con ansias la llegada de su segundo retoño. Posteriormente colgó un par de tuits defendiendo la manera en la que cría a su hija.