"No me preocupa el cómo se vean la cosas porque nadie puede ver cada uno de los momentos agonizantes que todos pasamos", afirmó Nickayla Rivera.

Anuncio

Nickayla Rivera, la hermana menor de la desaparecida actriz Naya Rivera, ha roto el silencio luego de este lunes surgieran informaciones en una publicación internacional de que supuestamente se ha mudado con el ex de su hermana para criar a su hijito.

El lunes el Daily Mail publicó una serie de fotografías y detalles afirmando que la modelo de 25 años se había mudado a una vivienda en San Fernando Valley y ahora compartiría el hogar con Ryan Dorsey, de 33, y ex de su hermana y padre de su hijo Josey, de 5 años.

Dicha publicación afirmaba que se había visto al par subiendo muebles a ″un camión de mudanzas amarillo″ y que ″se han vuelto inseparables" desde la muerte de la actriz, en julio pasado.

"En el momento más obscuro de mi vida, la única cosa que importa es mis amistades y mi familia. Estar ahí para mi sobrino aunque no pueda estar ahí para mí misma", escribió Rivera el mismo lunes por la noche en su Instagram Stories. "No me preocupa el cómo se vean la cosas porque nadie puede ver cada uno de los momentos agonizantes que todos pasamos".

"He aprendido que lo que  importa más es mostrar compasión, no juzgar a otros y nunca dar el momento por sentado", prosiguió la jovencita. "Espero que ustedes puedan hacer lo mismo".

Nickayla Rivera, mensaje, Instagram
Credit: IG/Nickayla Rivera

Nickayla (izq.) y Naya Rivera, en una foto de Instagram:

Nickayla Rivera, Naya Rivera
Credit: IG/Nickayla Rivera

Ryan Dorsey y su hijo Josey:

El 25 de julio, Dorsey le rindió tributo a Naya Rivera publicando esta foto de ella con su hijo en brazos y un estremecedor mensaje:

El cuerpo de Naya Rivera fue encontrado en Lake Piru, California, el 13 de julio a los cinco días de haber desaparecido mientras daba un paseo en bote con su hijo Josey. La causa oficial de su muerte fue ahogamiento y la manera fue 'un accidente'.

El 25 de julio, Nickayla rindió tributo a su hermana mayor diciendo: "Hermana, no existen palabras para describir mi amor por ti. Juntas o a millas de distancia nuestra conexión era infinita. Nuestro nexo irrompible. Eramos el opuesto total, pero a la vez éramos simultáneamente iguales. El gin y el yang. Nunca imaginé que al perderte encontraría tanto de ti en mí misma".