El conductor guatemalteco abrió de nuevo su corazón y compartió con su público uno de los momentos peores y a la vez transformadores de su vida.
Anuncio

Es de esas personas que transmite pura energía solo con su presencia. Una virtud que posee desde muy joven y que no pasó desapercibida para los cazatalentos que veían en él a una futura estrella televisiva.

No se equivocaban, Héctor Sandarti había nacido para la televisión y así le fue propuesto con apenas 25 años. Lo que para muchos hubiera sido la oportunidad de su vida, para él se convirtió, al menos inicialmente, en una de sus mayores angustias.

Con el corazón abierto y una sinceridad abrumadora, el conductor guatemalteco compartió en su podcast Algo bueno que decir la angustia personal que vivió antes de dejar atrás su vida en Guatemala y empezar de cero en Televisa, en México.

"Estos pensamientos que llegaron a mi mente me empezaron a llenar de un miedo que nunca había sentido. Empecé a temblar yo solo en mi cuarto, empecé a llorar de desesperación de decir: 'Por favor, paren el mundo que me voy a bajar, yo no estoy listo para esto", dijo con profundo sentimiento.

Con una mega oferta sobre la mesa para mudarse a México y la empresa de entretenimiento número 1 en Latinoamérica, ¨Héctor sintió el mayor pavor que jamás haya sentido. Su vida, hasta ese momento, había sido cantar, una carrera que ya estaba casi encarrilada cuando de repente le llegó esta oportunidad.

Consideraba que no tenía "las agallas, la inteligencia, el talento y la valentía para un cambio tan drástico" en su vida a sus 25 años. "Recuerdo que esos pensamientos empezaron a aplastarme y aplastarme y empecé a llorar desesperadamente, colocaba mi almohada sobre mi boca para que mi madre y mis hermanas no se enteraran", prosiguió.

Un testimonio muy doloroso a la vez que motivador en el que comparte cómo nace y, sobre todo, se refuerza su fe y su relación con Dios. Llegar a Televisa fue un logro que le valió muchas lágrimas, pero dejarlo en manos divinas le salvó y ayudó a dar uno de los pasos más significativos.

Le pidió a Dios que le sacara de un plumazo de este planeta para no tener que dar ese paso que tanto le atormentaba. Pero lo que llegó después fue tan mágico como todo lo que le ha pasado en su brillante carrera.

Héctor Sandarti
Héctor Sandarti
| Credit: IG/Héctor Sandarti

El final de esta magnífica historia de superación está en su podcast, uno de sus muchos y exitosos proyectos profesionales que siguen convirtiéndole en una de las personas más queridas, admiradas y cercanas de la televisión. ¡Lo que se hubiera perdido la pantalla chica si no hubiera aceptado esa propuesta!