Tras posponer en diversas ocasiones el juicio contra Pablo Lyle, por fin se ha determinado que será el septiembre.
Anuncio

El 31 de marzo de 2019, un incidente de tránsito, ocurrido en Miami, Florida, ocasionó una discusión entre Juan Ricardo Hernández y Pablo Lyle. El actor golpeó al hombre de origen cubano y se fue del lugar rumbo al aeropuerto para viajar, junto a su familia, de regreso a México. El afectado murió cuatro días después en un hospital a causa del traumatismo, según informaron los especialistas.

A partir de ahí, el protagonista de la telenovela Mi adorable maldición ha enfrentado un proceso legal con un grillete electrónico en dicha ciudad estadounidense; por su situación, no ha podido trabajar y ha tenido que esperar todo este tiempo. Ahora, su defensa y la fiscal ha de Miami han informado, este jueves 19 de septiembre, estar listos para empezar con un juicio que determinará si Lyle es culpable o no. 

En una breve audiencia judicial, que se llevó a cabo de forma virtual, frente a la jueza Marisa Tinkler Mendez, las partes dijeron que no prevén obstáculos antes de la fecha prevista. Sin embargo, el 8 de septiembre habrá otro encuentro para evaluar cómo va la situación.

Tinkler Mendez mencionó que el juicio será de tres a cuatro días y se convocará a un numeroso panel de unas 300 personas que "podríamos trabajar en grupos de 50" para elegir a las seis personas y tres suplentes que conformarán el jurado. Por su parte, la defensa consideró que con 150 podría ser suficiente. 

Pablo Lyle in court
Credit: Alexia Fodere/Miami Herald/Tribune News Service via Getty Images

Philip Reizenstein, abogado de Lyle consideró que la resonancia que había tenido el caso en la prensa debe ser considerado para la elección del jurado. Tras escucharlo, la jueza les pidió a las partes que sugieran preguntas para hacer a los convocados antes de elegirlos como jurados. "El objeto de este caso ha sido de interés mediático, en un par de medios, ha sido publicado, principalmente en México", mencionó Reizenstein, abogado de Lyle.

Por su parte, el fiscal anticipó que planea presentar entre siete y ocho testigos, aunque podrían ser más si fuera necesario. Mientras que la defensa de Lyle, por su parte, indicó que convocará a "varios" testigos, pero no especificó cuántos. Ninguna de las partes detalló quiénes serán.

Si bien Pablo Lyle estuvo presente vía digital en la audiencia, no hizo ningún pronunciamiento y todo lo dejó en manos de su representante legal.