El artículo más vendido de la colección de la actriz ha provocado un gran revuelo al ser considerado más un objeto de entretenimiento que de salud.

Anuncio

Hace unas semanas salía a la venta la nueva vela de Gwyneth Paltrow que provocó un gran furor por la descripción que le acompañaba. “Esto huele como mi vagina”. Un mensaje que acaparó toda la atención y que hizo que se agotara en pocas horas.

En realidad la frase no tiene nada que ver con el verdadero olor del producto. En realidad es un reclamo publicitario que según contó la propia Gwyneth al programa Late Night with Setht Meyers fue algo que surgió como una broma entre amigos.

Sin embargo, este inocente gesto no ha hecho ninguna gracia al Servicio de Salud británico que a través de su director Simon Stevens ha mostrado su rechazo a esta idea.

Según Stevens los productos que promociona en su serie The Goop Lab de Netflix, incluida esta vela, plantean un “riesgo considerable para la salud” y representan absoluta “desinfomación” para los usuarios. Así lo expresó en un evento académico en la universidad de Oxford.

“Gwyneth Paltrow y su equipo prueban limpiezas faciales vampíricas”, dijo de este proceso que muestra el programa en el que se extrae sangre del paciente. Stevens ha resaltado que estos productos tienen más como objetivo el de entretener que ofrecer un consejo médico. Así mismo lo advierte Netflix al inicio de cada capítulo.

“Esta serie está diseñada para entretener e informar, no ofrecer consejo médico”, apunta. Ya en 2018 la actriz estuvo en medio de otra polémica por unos huevos vaginales que prometían regular las hormonas y el ciclo menstrual. La oficina de protección al consumidor de California la demandó por publicidad engañosa y su empresa Goop tuvo que pagar 145 mil dólares y reembolsar a sus clientes.