Guillermo del Bosque está fuera del hospital y ahora pretende retomar su vida; así como, arreglar algunos asuntos familiares que dejó pendientes por su estancia en el sanatorio.

Por Carolina Amézquita Pino
Febrero 18, 2020
Anuncio

Luego de su reclusión hospitalaria, por casi dos meses, para recibir los tratamientos contra el cáncer que padece, incluido un trasplante de médula ósea, Guillermo del Bosque está recuperándose fuera del sanatorio; aunque reconoce que ha sido un procedimiento muy fuerte que aún tiene secuelas.

“Me pusieron ocho quimios en cuatro días para tratar de quitar todas las lesiones que se pudieran y que el trasplante pudiera entrar lo más limpio posible”, explicó Del Bosque a los medios de comunicación. “En las pasadas, había tenido una quimio cada quincena o cada mes; pero estas fueron ocho en cuatro días; entonces, eso me puso muy mal y, todos los días eran, realmente, muy pesados”.

El productor de televisión explicó que incluso tuvo tres experiencias que fueron consideradas muertes clínicas; sin embargo, eso quedó atrás y ahora sigue luchando para recuperarse por completo.

“Por ahí alguien dijo ‘que se murió tres veces’. Nunca dije que me hubiera muerto tres veces porque te mueres solo una; fueron tres veces las que perdí la consciencia. En la primera me di cuenta”, relató. “Fueron como diez minutos. La segunda y la tercera fueron una de 20 y la otra como de 15, ahí ni cuenta me di. Cuando desperté y era cuando las doctoras y los doctores [le dijeron] ‘que susto nos diste’. Creo que es parte del proceso y de la gravedad”.

Como no pudo celebrar las fiestas decembrinas, Guillermo del Bosque viajó con su esposa, Vica Andrade, e hijos a Tamaulipas, México, para celebrar esas fechas especiales.

“Saliendo [del hospital]. Es un día especial porque vamos a viajar a ver a mi familia a Tamaulipas; vamos a hacer la reunión que no tuvimos en Navidad”, reveló. “El menú es el pavo y todo lo que no se pudo hacer porque estaba todavía en el hospital”.