Greidys Gil, quien fue coronada como Nuestra Belleza Latina en el 2009, no pudo contener el llanto al hablar de la violencia que sufre su pueblo en las protestas en la isla, y contar la pesadilla que ella misma vivió.

Por Lena Hansen
Julio 14, 2021
Anuncio

Greidys Gil compartió un video en Instagram, donde cuenta entre lágrimas lo mucho que la ha impactado ver las imágenes de las protestas en Cuba, en las que sus compatriotas han sido agredidos por la policía. "Tengo una apretazón en el pecho, un dolor tan grande que no me sale ni la voz", dijo la cubana.

La exreina de Nuestra Belleza Latina usó su fama para crear conciencia sobre la actual crisis en su país. "Tengo que usar mi voz para hablar por un pueblo que está siendo masacrado en Cuba por el gobierno", dijo. "Tengo que usar mi voz para que acabemos de una vez por todas de tumbar esa dictadura, esa tiranía que hemos tenido en Cuba por 62 años".

Greidys Gil
Credit: (Vallery Jean/Getty Images)

Gil asegura que ha sido testigo de los atropellos del gobierno cubano. "Se los digo yo, una cubana que nació y se crió en Cuba, que viví en Cuba por 25 años", añadió llorosa. "Nos hemos ido de nuestra tierra por necesidad, buscando un futuro mejor. Emigrar no es tarea fácil. Eso fue lo que nos tocó, pero hay muchos que no tuvieron esa oportunidad y están en Cuba hoy perdiendo sus vidas en las calles a manos del gobierno, a manos de los policías. El presidente de Cuba —que es una porquería, que nadie lo puso, nadie lo eligió— ha puesto al pueblo a matarse, ha creado una guerra civil. Los mismos que pasan hambre están matando a otros que pasan hambre", lamentó.

Su familia y ella conocen la represión del regimen comunista. "Mi padre vino por El Mariel y nunca lo dejaron entrar a Cuba y lo conocí cuando yo tenía 14 años. Yo estoy sufriendo la separación familiar, yo estoy sufriendo la desgracia que nos tocó vivir a los cubanos desde que nací", dijo. "Mi padre iba de visita a Cuba y no nos dejaban entrar a los hoteles porque yo era ciudadana cubana. Solo podían entrar los extranjeros".

Greidys Gil
Credit: (Rodrigo Varela/WireImage)

También sufrió por la falta de comida y recursos básicos en la isla. "Yo tuve que inventar muchas veces en las universidades, en las escuelas, porque yo no quería ser de la Juventud del partido revolucionario cubano ni de la Unión de jóvenes comunistas. Me tocaba inventar para que no me sancionaran porque era estudiante", recuerda. "Vi a mi madre y a mi abuela y al padre de mi hermano, que fue quien me crió, a ver qué ponían en la mesa. A mi madre a ver qué cocinaba, que ponía en la mesa para alimentarnos. Me tocó vivir de una libreta de abastecimiento. Es una libretica que el gobierno le da a cada casa donde ahí te apunta que es lo que te toca comprar para comer: un pan al día, tres huevos al mes, un pedazo de pescado, cinco libras de arroz, tres de frijoles, una pasta de diente y un jabón. Así es que se vive en el socialismo".

Cuando regresó a Cuba tras ganar Nuestra Belleza Latina "el pueblo me recibió", cuenta Gil, añadiendo que agentes de la seguridad del estado pasaban por su casa "controlando la situación" para asegurar que no hubiera una revuelta. "Me invitaron a los carnavales de Veracruz en México y el gobierno cubano me bajó de la carroza, porque yo no era una reina cubana, yo era una reina de Miami. Yo no podía estar ahí y desfilar con la caravana cubana", recuerda indignada. "No señores comunistas, yo vivo en Miami pero soy cubana".

Gil aseguró que lo que da el comunismo y socialismo es "miseria, calamidad, represión, falta de libertad. no tener voz, no tener futuro". Además le mandó un poderoso mensaje a las fuerzas armadas cubanas: "Si eres militar, si eres de la FAR, si eres del MININT, si eres policía, ponte la mano en el corazón y piensa que tú puedes salvar a tu pueblo. Ponte del lado del pueblo porque tú también eres pueblo, tú también pasas miseria. No te pongas a matar mujeres, niños. Es horrible los videos que yo estoy viendo en las redes sociales".

Además reconoce que los cubanos exiliados son parte esencial de esta lucha. "Hemos salido de Cuba cruzando desiertos, cruzando fronteras, tirándonos en balsas al mar a que nos coman los tiburones", dice sobre los sacrificios del pueblo cubano por alcanzar la libertad. "Ahora que se acabó el miedo, ahora que el pueblo se despertó, ahora que el pueblo está en la calle luchando, tenemos que unirnos".