El actor de Sin senos sí hay paraíso (Telemundo) compartió una foto en redes del que podría ser su hijo mayor si la prueba de ADN así lo confirma. ¿Se parecen?

By Moisés González
February 04, 2019 06:57 AM

Gregorio Pernía se llevó la semana pasada la sorpresa de su vida al enterarse de la existencia de un supuesto hijo no reconocido de 32 años.

“Conozco a su mamá porque trabajó con nosotros en la casa, yo tenía 16 años, fue mi primera relación sexual que yo tuve, una mujer de 22 años afrodescendiente, así que sí conozco a la mamá y eso ha sido para mí una sorpresa muy grande, imagino que para ustedes también”, informaba el actor de origen colombiano el pasado jueves a través de su perfil de Instagram.

El intérprete de 48 años, que se realizó días atrás la prueba de ADN para salir de dudas y determinar si se trata realmente de su hijo, se encuentra aún a la espera de los resultados, pero aún así no dudó en presentar a través de las redes sociales al joven que dice ser su primogénito.

En la instantánea el galán de Sin senos sí hay paraíso posa por primera vez junto al que podría ser su hijo mayor, Diego, un joven de descendencia afro.

“¿Ustedes qué dicen es mi hijo?”, escribió Pernía junto a la instantánea.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Las reacciones de sus seguidores no se hicieron esperar y, como se veía venir, hubo división de opiniones entre los que veían parecido físico entre ambos y que los que no.

“Se me parecen como en la zona de los ojos”, opinó uno de sus más de 2 millones de seguidores de Instagram.

“No veo nada de parecido, a esperar la prueba de ADN”, comentó por su parte otra persona entre los más de 2 mil comentarios que recibió la publicación del actor.

Gregorio era un adolescente de 16 años con las hormonas alborotadas cuando tuvo su primera relación sexual con una mujer afrodescendiente que trabajaba en su casa, de la que habría nacido Diego, quien ahora reclama su paternidad.

“Yo era un adolescente de 16 años, con las hormonas en la mano y en el corazón, como todos a esa edad, lleno de sueños y queriéndome comer el mundo. Ella, una mujer que trabaja en mi casa, una mujer de 20 años de 1.90 de estatura, una sonrisa bella y siempre alegre, afrodescendiente, negra, con ese color perfecto para mí o como decía mi padre la raza perfecta”, explicó Pernía.

¿Será realmente su hijo?

Advertisement


EDIT POST