A horas de entrar en quirófano, la conductora puertorriqueña y su hija compartieron el revés de salud que sufrió Gabby y que la obligó a ser operada.
Anuncio

Hace unos días, una valiente y convencida Giselle Blondet compartía con sus seguidores una decisión muy importante que había tomado por el bien de su salud: quitarse los implantes.

Convencida de este paso y a apenas horas de pasar por quirófano, su hija Gabby compartía que ella también había sido operada hace apenas un mes. En un video sincero e informativo sobre su experiencia, la bella tormenta tropical de la conductora, como ella llama cariñosamente a su hija, contó detalladamente qué le pasó.

"Ya hace como un mes me lo hice... Yo me lo hice porque llevo muchos años con muchos síntomas, no podía concentrarme, se me olvidaban las cosas, tenía problemas de memoria, estaba bien cansada, yo podía dormir 12 horas y todavía se sentía como si no hubiera dormido en meses", arrancó el relato de Gabby.

La bella hija de la puertorriqueña compartió que ella también dio el paso de quitarse los implantes de seno que había llevado por tantos años.

Después de mucho tiempo investigando tras ser consciente del malestar que sentía su cuerpo, la joven tomó la decisión de quitarse los implantes que en su día se puso para ganar seguridad. A día de hoy, Gabby tiene claro que esta autoestima y bienestar no depende de algo físico, sino de algo más profundo.

"El mensaje es, tienes que trabajar en ti, tengas o no implantes", explicó con seriedad. "Cuando no estamos a gusto con quienes somos, no podemos estar haciéndonos cirugías, es como pintar por afuera una casa pero no trabajar realmente en sus cimientos", añadió Giselle, quien reconoció sentirs cierta culpabilidad por haberle regalado esos implantes a su hija hace años.

Giselle Blondet
Giselle Blondet y su hija Gabby
| Credit: IG/Giselle Blondet

Ahora Gabby se siente de maravilla, sin presión en el pecho ni ese cansancio extremo. Además, puede dormir, algo que antes era imposible debido al insomnio sufrido. Después de esta historia con final feliz, es la presentadora quien entró a quirófano decidida a hacer ese cambio.

Giselle prometió ir contando cómo le fue porque, por encima de todo, su objetivo, además de estar bien ella misma, es el bienestar de los demás. "Si yo puedo usar mi voz para ayudar a alguien, lo voy a hacer. Esto es algo bien íntimo pero voy a compartir lo más que pueda", confesó emocionada.

La también actriz de 58 años se suma así a la lista de celebridades como Carmen Aub, Michelle Renaud y Alejandra Espinoza que han decidido dar este paso tan clave para su salud.

Todo el cariño para ti, compañera. ¡Esperando verte bien, sana y satisfecha!