A sus 55 puede presumir de seguir siendo una de las caras más bellas de la televisión. Ser abuela no le ha restado ni un ápice de belleza. He aquí las pruebas.

Por Teresa Aranguez
Diciembre 29, 2019
Anuncio

Parece que fue ayer cuando una jovencísima Giselle Blondet dejaba su natal Puerto Rico para perseguir el sueño americano y hacerse un nombre en Estados Unidos. Llegó y arrasó. Su chispa ante las cámaras y su belleza indiscutible la convirtieron en uno de los rostros más queridos de la televisión en español del país.

Casi tres décadas después sigue siendo una de las personas más entrañables para el espectador, además de una de las mujeres más hermosas. En enero cumplirá 56 años, increíble pero cierto. Y lo decimos porque sigue manteniendo ese aspecto juvenil y divertido de sus años mozos.

Este año ha sido muy especial para Giselle porque se ha convertido en abuela de la preciosa Sophia, la niña de sus ojos a quien presume en redes de lo más orgullosa y sin perder un ápice de sensualidad.

Sin una gota de maquillaje y con una sonrisa de oreja a oreja, la comunicadora ha compartido su faceta favorita a parte de la de madre y presentadora, y es precisamente la de abuela. En el último sábado de este año Giselle se lo pasaba en grande con la princesita de la casa y así lo mostraba a sus seguidores.

“¿Cómo estás pasando el último sábado del año y de esta década?”, preguntaba mientras posaba con baby Sophia tomando su biberón. Su perfil se ha convertido en un álbum de fotos de su nieta y ella lo reconoce encantada de la vida. “Estoy por cambiar el nombre de mi cuenta a Baby Sophia jajajjaja”, ha escrito divertida. ¡Felices de verte feliz!