Gianluca Vacchi se refugia en este momento en su familia, su esposa Sharon Fonseca y su hija Blu Jerusalema.
Anuncio
Gianluca Vacchi
Gianluca Vacchi
| Credit: Rosdiana Ciaravolo/Getty Images

Los últimos días no han sido los mejores para Gianluca Vacchi luego de que fuera acusado por un ex empleada de maltrato, algo que el influencer italiano cataloga como una "mentira".

"En la vida me he enfrentado a todo y nunca nada me ha arañado", dijo en la red social Instagram, junto a una foto de su pareja Sharon Fonseca y su hija Blu Jerusalema.

"Todas las injusticias y mentiras se han derrumbado ante la verdad y la fuerza de mi tenacidad. Hoy, gracias al amor de mi familia, volamos a una altura donde ninguna nube puede oscurecer la serenidad de nuestro cielo, aunque sea por un momento. Gracias a todos por los miles de mensajes de estima y cariño", añadió.

En sus publicación ha recibido decenas de mensajes por parte de los seguidores: "Las mentiras tienen tiempo de dar la vuelta al mundo, antes de que la verdad pueda ponerse los pantalones… ¡siempre más fuerte Gian!", "¡Mantén la cabeza en alto y sigue siendo la persona amable que todos conocemos y amamos mucho!", "Eres un grande… todo lo demás es envidia", "Dios te bendiga a ti y a tu hermosa familia 🙏🏻🙏🏻❤️❤️", le dijeron.

No obstante, el italiano ha estado en el ojo del huracán luego de que su ex empleada doméstica Laluna Maricris Bantugon, de 44 años y originaria de Filipinas, presentara su denuncia civil ante el ministerio laboral, donde afirma haber vivido "un infierno" al servicio del influencer.

"Nos obligaba a bailar para [sus videos] de TikTok", dijo Bantugon. También afirmó que los videos causaban "estrés a los empleados" porque "no bailaban al ritmo de la música".

Incluso dijo que cuando los empleados no bailaban "perfectamente", Vacchi entraba en cólera, arrojaba su teléfono y hasta la lámpara que usaba para iluminar las grabaciones.

Ante dicha acusación, con la que la mujer busca como compensación unos $74,506, Vacchi emitió un comunicado a la prensa donde afirma que "se han difundido de una manera engañosa una serie de alegaciones falsas y faltas de respeto en relación a hechos y acontecimientos sobre los que no se ha presentado nunca una demanda y que no son materia de ningún procedimiento legal. En consecuencia, he ordenado a mis abogados a protegerme en los lugares competentes".