Rosalba Ortiz, madre de Geraldine Bazán, revela que su hija ha sido víctima de agresiones desde que se dio a conocer el término de su matrimonio con Gabriel Soto.
Anuncio

En septiembre de 2017, Geraldine Bazán y Gabriel Soto anunciaron su separación; un año después quedaron legalmente divorciados. Si bien, desde el primer momento la actriz abrió su corazón para explicar lo que estaba sucediendo, su madre, Rosalba Ortiz, asegura que su hija fue víctima de agresiones desde que concluyó el matrimonio.

"Se ha presentado mucho la violencia emocional, psicológica, tanto individual como colectiva [en contra de Geraldine Bazán]", advirtió Ortiz al programa mexicano de televisión Ventaneando (TV Azteca). "Se ha presentado la hostilidad, el sarcasmo, la mentira, la manipulación, la egolatría, la celotipia".

La señora aseguró que la intérprete de Marlene Gutiérrez en la teleserie Falsa identidad, particularmente ha sufrido "una malicia consciente, con dolo, con crueldad". Sin embargo, considera que Bazán se encuentra tranquila y feliz. "Mi hija ya encontró su verdadera vocación, su verdadera felicidad que son sus hijas y, gracias a Dios, las tuvo con él y son unas niñas sanas, bellas y felices", agregó.

Respecto al anuncio de compromiso matrimonial entre Irina Baeva y Gabriel Soto, Rosalba Ortiz dejó claro que son "tal para cual" y asegura que deben "ser congruentes y coherentes". Aprovechó para enviarles sus mejores deseos ante su próxima boda.

"Las palabras convencen, pero los hechos arrastran. El que no conoce la historia está condenado a repetirla", advirtió. "Muchas felicitaciones. Que tengan muchos hijos o hijas y que sean muy felices, se los digo sinceramente".

Hasta el momento, Geraldine Bazán no se ha pronunciado sobre el compromiso de su exesposo y ahora disfruta de unas vacaciones en compañía del empresario mexicano Luis Rodrigo Murillo, quien se rumora es su nueva pareja sentimental, pero aún no ha sido confirmado por ella.