"Se tuvieron que quedar tres meses", ha confesado la protagonista de El Dragón. ¿Cómo se lo tomó su novio? La actriz revela todos los detalles de esta etapa en familia.

Por Teresa Aranguez
Julio 31, 2020
Anuncio

Aunque sus publicaciones durante estos meses de confinamiento han sido idílicas, Irina Baeva y Gabriel Soto, ¡no estaban solos! Así lo ha confesado la actriz rusa en una reciente entrevista a los medios ahora que ha retomado su vida laboral, al menos parcialmente.

Resulta que sus padres, hermana y sobrinos, que estaban de visita por un mes en México, les tocó quedarse los tres. ¿Cómo ha sido la relación entre yerno y suegros? Pues Irina ha compartido sin problema cómo se han organizado para poder llevar este encierro lo mejor posible. Sobre todo teniendo en cuenta que Gabriel no habla ruso.

"Ya luego empezaron a como a captar unos palabras del ruso, otros palabras de español y así. Disfruté mucho de ese tiempo, a parte poder convivir con mis sobrinos, mi hermana, con mi cuñado, todos juntos, la verdad es que estuvo muy padre", reconoció feliz de la vida.

A juzgar por su carita de felicidad todo encajó a las mil maravillas y la leyenda negra de suegros y yernos no se cumplió en este caso. Eso sí, la pareja no dejó ni rastro de esta situación en redes sociales. Prefirieron no publicar fotografías ni situaciones que mostraran a la familia de Irina, que prefiere mantenerse al margen de los focos.

Quienes sí publicaron fotos, videos y momentos cómplices fueron ellos. Los enamorados presumieron su amor día sí y otro también y nos alegraron la cuarentena con su romance de telenovela. Jamás nos habríamos imaginado, si no es porque lo confirmó Irina, que por allí, en su preciosa casa de Acapulco, estaba también la familia política de Gabriel.

Una prueba de fuego para los tortolitos que les ha unido aún más y que podría haber producido el efecto contrario. Pero no, su relación es a prueba de bombas. ¡Felicidades a ambos!