El galán de telenovelas no dudó en echarse un buen taco de ojo mientras su novia se ejercitaba. ¡Mira el simpático momento que protagonizó la bella pareja!

Por Moisés González
Mayo 05, 2020
Anuncio

Su historia de amor no inició con el pie derecho, pero con el paso de los años Gabriel Soto e Irina Baeva han demostrado que están hechos el uno para el otro y que conforman una de las parejas más bellas y espectaculares del mundo del espectáculo. Así lo corrobora la explosiva química que derrochan cada vez que se dejan ver juntos en algún evento público o a través de las redes sociales, donde con frecuencia comparten imágenes de lo más románticas.

Una química que volvió a relucir este lunes durante una transmisión en vivo que ambos realizaron en Instagram en la que compartieron una rutina de ejercicios para hacer en pareja.

Irina Baeva y Gabriel Soto
Irina Baeva y Gabriel Soto
| Credit: Instagram Irina Baeva; Instagram Gabriel Soto

Miradas cómplices, besos apasionados después de terminar cada ejercicio… Gabriel e Irina derrocharon mucho amor durante su ‘live’ y regalaron momentos únicos y de lo más pícaros a sus seguidores, como cuando el actor de exitosas telenovelas como Yo no creo en los hombres se atrevió a mirarle el trasero a su novia mientras esta mostraba cómo se hacían las sentadillas.

"Este ejercicio para nosotros los hombres que lo hagan con sus novias o esposas se van a echar un buen taco de ojo", admitió Soto con una sonrisa pícara en su rostro pocos segundos antes de comenzar a mirarle disimuladamente el trasero a la antagonista de El dragón.

"El taco de ojo", reconoció el actor mientras veía cómo su novia se ejercitaba.

Tras percatarse de lo que estaba haciendo su novio, Irina no tuvo más remedio que pedirle al actor que se concentrara para que pudieran continuar con su rutina de ejercicios.

"Concéntrese", le pidió la actriz, quien tiene cerca de 3 millones de seguidores en Instagram.

Un momento, sin duda, de lo más simpático que sacó más de una sonrisa a todos los que estaban siguiendo con mucho interés su transmisión en vivo, que eran muchos.