Con el fin de acabar con los insultos recibidos, Gabriel Soto e Irina Baeva toman la decisión de desactivar los comentarios en Instagram.

By Teresa Aranguez
September 29, 2018 10:18 AM

Menuda semana tan movidita para Gabriel Soto e Irina Baeva. A tan sólo unos días de hacer público su romance, las reacciones no se hicieron esperar y el recibimiento no ha sido como esperaban. La cantidad de insultos y mensajes ofensivos recibidos ha sido tal que la pareja ha tomado una decisión.

Sus últimas publicaciones no pueden ser comentadas por sus seguidores. Así de tajante. Irina, que esta semana publicaba un video que ella misma protagoniza contra el cyberbulling producto de tales ofensas, no permitió que nadie pudiera comentar al respecto desactivando la función que así lo concede. Lo mismo hizo Gabriel con otros de sus posts.

El mensaje era una contestación directa a Geraldine Bazán, la primera en pronunciarse a la relación entre su exmarido y la actriz de origen ruso a quien supuestamente dedicó estas palabras. “Lo que dije fue:  En el momento en que el padre de mis hijas tenga como pareja a una buena mujer, inteligente y decente será el momento en el que conviva con mis hijas. NO es el caso aún”, escribió la actriz en redes.

Un mensaje que no hizo gracia alguna a su marido por diez años quien rápidamente salió en defensa de la decencia de su pareja hablando en público ante los micrófonos de los periodistas y mostrándose en contra de tales faltas de respeto en público.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Si volvemos atrás en el tiempo, exactamente a noviembre del 2017 cuando se hizo pública la ruptura del matrimonio, los medios apuntaron a Irina como la causante de tal suceso. Desde entonces no volvimos a ver juntos a la joven y Gabriel fuera de lo que son los escenarios. Ha tenido que pasar casi un año para finalmente aceptar que están juntos.

Su romance se confirma pero Geraldine no está dispuesta a ponérselo tan fácil. Según el programa Suelta la Sopa la pareja está separada pero no divorciada como creíamos. Parece que todavía no se han puesto de acuerdo en ciertos puntos respecto a gastos que el actor debe pagar por las pequeñas.