El actor ha recordado un capítulo muy doloroso que le hizo vivir uno de los momentos más duros y feos de su existencia.

Anuncio

Aunque Gabriel Soto vive una etapa dorada, de las más felices en los últimos tiempos, ha reconocido que no siempre fue así. La fama es parte de su día a día pero eso no significa que le guste o se haya acostumbrado.

Durante su invitación al programa Hoy, el actor hizo frente a las preguntas incómodas de la sección ‘el manotazo’ que no tuvo reparo en contestar. Ante la curiosa cuestión de cuál era el peor chisme que le habían inventado, Gabriel no dudó y se sinceró con sus interlocutores compartiéndolo.

“No, pues todo el mundo sabe que ser papá de un hijo que no era mío”, expresó sin pensarlo.

Durante un tiempo se puso en duda si él era o no el padre del hijo de Marjorie de Sousa, un bulo que fue desmentido con unas pruebas de paternidad que confirmaban a Julián Gil como progenitor pero que hizo mucho daño al actor y a su entonces esposa, Geraldine Bazán.

Marjorie de Sousa, Gabriel Soto y Geraldine Bazan

Afortunadamente eso quedó atrás y, aunque terminó divorciándose de la madre de sus hijas, el amor llamó a su puerta nuevamente con la llegada de Irina Baeva. En este mismo espacio televisivo expresó la felicidad que experimenta a su lado y aseguró sentir una confianza absoluta en ella.

“Confío plenamente en mi pareja, sin duda alguna”, afirmó con carita de enamorado al ser preguntado si le daba celos que se llevara bien con sus exnovios.