Raúl de Molina compartió emocionado la despedida a la entrañable colaboradora de El gordo y la flaca. "Todos la recordamos tomándonos uno bajo su nombre".
Anuncio

La noticia de su partida dejó el corazón de los espectadores rotos. Martica la del café era parte de la familia, a pesar de llevar años apartada de la televisión.

Su adiós fue como su forma de vivir la vida, alegre, bonita y llena de amor. Raúl de Molina fue el encargado de mostrar al público cómo fue la despedida a una de las personas más entrañables de la pequeña pantalla.

Desde la funeraria y con un café en mano, familiares y amigos acompañaron a Martica y recordaron momentos inolvidables de su vida.

"Anoche durante el funeral de nuestra querida Martica todos la recordamos tomándonos uno bajo su nombre. Una idea genial en la puerta de la funeraria que todos los que vinieron la pudieron recordar de esta manera. Muchos que no veíamos por años de Univisión dijeron presente", escribió el periodista cubano en sus redes.

Visiblemente emocionado y con un cariño que traspasaba la pantalla, Raúl alzó su tacita de café en honor a su querida amiga, quien fallecía hace unos días debido a complicaciones provocadas por el coronavirus.

En la puerta de la funeraria había un enorme cartel de Martica y una camioneta repartiendo ese rico café que por tantos años ofreció a sus invitados. Ella le puso sabor al programa, a las entrevistas y a la vida.

Gracias por tanto, compañera. Buen viaje.