March 08, 2018 04:32 PM

Cuando el Departamento de Justicia anunció sus planes para terminar el mandato de Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), cerca de 800,000 inmigrantes indocumentados cayeron en un estado de incertidumbre bajo la amenaza de la deportación. El multipremiado artista French Montana y Marie Groark, directora ejecutiva de la organización sin ánimo de lucro Get Schooled -que ayuda a los jóvenes a alcanzar sus metas educativas- escribieron en exclusiva para PEOPLE CHICA una carta abierta a acerca de los retos que enfrentan los DREAMers al permanecer en la escuela y lo que desean lograr con su campaña We are the Dream.

La semana pasada nos reunimos para formar We are the Dream, una campaña a múltiples niveles para aumentar los recursos dedicados a los jóvenes indocumentados que buscan alcanzar un nivel educativo más alto. Los estudiantes indocumentados y la gente que los apoya pueden tener acceso a recursos por medio de wearethedream.us, unirse a una discusión en Twitter o enviar un mensaje de texto con sus preguntas.

Yo soy French Montana, primera generación de soñadores nacido en Marruecos. Emigré al Bronx en Nueva York a la edad de 13 años hablando únicamente árabe y francés.

George Pimentel/WireImage

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Yo soy Marie Groark, una educadora nacida en Estados Unidos.

Ambos queremos apoyar a los adolescentes mientras intentan abrirse paso en este país. French conoce de primera mano lo difícil que es aprender inglés y adaptarse a la cultura norteamericana.

Al día siguiente de haber hecho el lanzamiento, apareció el siguiente texto en nuestro panel de mensajes de We are the Dream: “No estoy seguro si debo enviar un FAFSA (Solicitud de Ayuda Federal para el Estudiante, por sus siglas en inglés)”. Cada año, Get Schooled responde personalmente y por medio de mensajes de texto las preguntas de decenas de miles de estudiantes de educación media e intermedia provenientes de comunidades de bajos recurosos. Estos estudiantes están confundidos, preocupados o angustiados por el proceso de solicitud de ingreso a la universidad. Nosotros los entrenamos en el proceso y nos convertimos en ese amigo con experiencia en quien ellos pueden confiar cuando necesitan ayuda para entar a la universidad.

“¿De qué estás preocupado?”, le preguntamos a un estudiante.

“[De los] números de seguridad social de mis padres. Ellos no los tienen”, contestó el estudiante.

“No hay problema”, respondimos. “La manera más común de manejarlo es poner “ceros” en las casillas donde pondrías su número de seguridad social, imprimir la página que hay que firmar, hacer que ellos la firmen y enviarla por correo. No tendrías problema alguno de esa manera”.

“Sí, pero qué tal si hago eso ¿no causará sospechas de que ellos están indocumentados ante el gobierno?”

 

Erik McGregor/Pacific Press/LightRocket via Getty Images

Los estudiantes que son indocumentados o sus padres que son indocumentados experimentan un camino aún más angustioso de la escuela secundaria a la universidad. No resulta sorprendente entonces encontrar que solo el 10% de los 65,000 estudiantes que son indocumentados se harán acreedores a un título [universitario].

¿Será que los apoyos financieros a los que tienen acceso los colocarán en una lista que es vigilada?

Es bien sabido que el costo de las universidades es prohibitivo. Para la mayoría de las familias resulta casi imposible el ingreso sin la ayuda de algunas becas, préstamos subsidiados o colegiaturas subsidiadas. Muchos de los estudiantes indocumentados no solicitan la ayuda, ya sea porque desconocen las opciones que tienen disponibles o porque no hay nada disponible para ellos.

“Soy indocumentado y comencé mi educación universitaria en Missouri”, escribió otro estudiante. “Pero no puedo permitirme el continuar mis estudios ¿cuáles son mis opciones?”

Missouri no tiene colegiatura estatal o becas para estudiantes indocumentados. La persona que envió este mensaje de texto tiene que pagar su colegiatura en efectivo. “¿Has intentado conseguir becas privadas?”

Nosotros somos apolíticos. Somos una educadora y un artista de hip hop con ventas multiplatino. Pero creemos con mucha pasión en el valor de cada ser humano. Creemos en el poder de la educación para activar el potencial humano. Trabajamos incansablemente para asegurarnos de que los jóvenes -donde quiera que estos vivan, donde quiera que acudan a la escuela, cualquier que sea la educación de sus padres- tengan una voz para abogar por sí mismos así como herramientas para tener acceso a escuelas, recursos y a una comunidad que los ayudará a cumplir sus sueños.

“Quiero ir a la universidad”, nos escribió por texto alguien más, “pero no estoy seguro de poder hacerlo. Soy indocumentado”.

“¿Dónde vives?”, respondimos.

‘California”, escribió de vuelta.

“Puedes llenar la solicitud California Dream Act con acceso completo a una beca Cal Grant, sin calificas para ella”.

“Pero ¿es seguro?”

Las estadísticas nos muestran que nuestra fe en el poder de la educación está bien fundada. La educación corresponde directamente con la participación del individuo en la sociedad civil, en la salud, y desde luego: en sus ingresos. La buena noticia es que existe allá afuera algún tipo de ayuda para algunos estudiantes indocumentados. 18 estados han otorgado ayuda, ya sea por medio de becas o subsidios en colegiaturas a los estudiantes indocumentados. TheDream.us ha conseguido recaudar más de $400 millones en becas.

Pero los estudiantes indocumentados generalmente se quedan a su suerte, si saber en quién confiar o a dónde acudir para encontrar respuestas a sus preguntas. Mucha de la ayuda pasa sin que nadie la reclame.

“Tengo otra pregunta”, escribió otra persona por texto, “¿pueden ayudarme?”. Sí, podemos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal Vez Te Guste

EDIT POST