La copresentadora de Despierta América (Univision) abrió su corazón en una reciente entrevista y rememoró algunos de los episodios más dolorosos de su complicada niñez.
Anuncio

Juegos, risas, cero preocupaciones… La infancia suele ser una de las etapas más felices en la vida de todo ser humano. Para Francisca Lachapel, en cambio, la niñez es sinónimo de sufrimiento y angustia. Así lo reveló la presentadora dominicana en una reciente entrevista a corazón abierto con el programa de televisión en el que trabaja, Despierta América, donde la que fuera ganadora de Nuestra Belleza Latina habló como nunca de lo difícil que fue para ella esta etapa de su vida de la que no guarda ningún recuerdo bonito.

“A mí para ser honesta pensar en mi infancia me duele mucho porque yo no tengo un recuerdo bonito de mi infancia. Yo a veces me siento y cierro los ojos y trato de encontrar uno, un momento feliz de mi infancia y no lo encuentro”, reconoció con lágrimas en los ojos la presentadora.

Francisca, que tuvo que lidiar durante su infancia con un padrastro alcohólico que maltrataba a su madre, contó visiblemente emocionada cómo debido a su complicada situación familiar le tocó crecer con mucha ansiedad y viendo qué podía hacer para tratar de ayudar a su progenitora.

“Cuando tú estás en medio de violencia todo el tiempo tú tienes esto en tu cabeza vives como con esa ansiedad y todo el tiempo estás pensando de qué manera puedes tú ayudar o por lo menos era como yo pensaba ‘cómo puedo ayudar a mami, cómo puedo hacer que ese hombre se vaya de la casa, cómo puedo conseguir dinero para dárselo para que entonces ella no tenga que estar con esta persona'… Y uno vive así como en ansiedad siempre”, se sinceró Lachapel.

La copresentadora de Despierta América reconoció que durante mucho tiempo vivió resentida con su madre ya que no entendía cómo no hacía nada para acabar con esa situación tan violenta en la que vivían.

“Traté en muchos momentos que ella me explicara. Yo le decía ‘mami pero por qué nosotros tenemos que vivir con este señor, por qué tenemos que aguantar tanto maltrato […]'. Y mi mamá me decía cosas que también me marcaron mucho. Me decía ‘cuando tú tengas hijos vas a entender, muchacha tú eres muy pequeña para hablar de esas cosas' y por mucho tiempo yo también como que me resentí un poquito con ella porque no podía entenderla”, contó la también actriz, quien hace mucho tiempo que logró perdonar a su mamá.

“Fue la única manera de yo poder seguir adelante, perdonándola a ella porque ella es el ser más importante en mi vida, es lo que yo más adoro en mi vida”, se sinceró.

No recuerda a su padre

Francisca también fue muy sincera al hablar de su padre, quien falleció cuando ella apenas tenía cinco años.

“Yo no me acuerdo de mi papá, no recuerdo su cara. Yo solamente tengo una sola foto de mi papá que de hecho me tiene él cargada. A mí me hubiera encantado conocerlo y yo sé que si yo hubiera conocido a mi papá yo hubiera sido loca con mi papá aunque ya él no vivía con mi mamá”, afirmó.

A pesar de no recordarlo, la conductora aseguró sentirse muy orgullosa de saber que viene de una persona ‘buena'.

“Mujeriego sí pero buena gente. Todo el que conoció a mi papá dice que era un hombre bueno, que era un hombre que se quitaba el pan de la boca para dárselo a los demás, que era un hombre que llevaba alegría, que era un hombre maravilloso, que era bueno…”, declaró Lachapel.