La familia de Pepe Aguilar se mantiene unida a la espera de conocer la condena que le caerá al primogénito del cantante tras declararse culpable de tráfico de personas.

Anuncio

La familia de Pepe Aguilar se mantiene unida a la espera de que un juez determine el próximo septiembre la condena que le impondrá al primogénito del artista, Emiliano, quien el pasado junio se declaró culpable de un delito de tráfico de personas.

“[Todos los miembros de la familia] realmente estando unidos y con él [Emiliano]”, mencionaron Majo y Susana Aguilar, sobrinas del cantante, al programa mexicano de televisión Ventaneando (TV Azteca). “Reforzamos con esa unión que necesitamos en estos momentos y sabiendo que todos nos podemos equivocar”.

Emiliano se declaró el pasado junio culpable de los cargos de tráfico de personas que se le imputaron después de que intentara cruzar la frontera de Tijuana y San Diego, CA, con cuatro inmigrantes de nacionalidad china ocultos en la cajuela de su auto.

Según las autoridades, el joven había acordado pasarlas de contrabando a cambio de un pago que oscilaba de $3,000 a $60,000 por persona.

Las primas expresaron su apoyo y cariño a Emiliano, de quien reconocieron que había tomado una acción “equivocada”, lo que no quitaba que fuera una “persona muy linda con un corazón muy grande” que ha aprendido la lección.

pepe-aguilar-familia.jpg

Majo y Susana confesaron que su primo intenta mantener la calma antes de conocer la decisión del juez, que puede condenarlo a hasta 10 años por cada uno de los individuos que intentó entrar de contrabando al país.

Emiliano, quien al inicio del proceso se había declarado no culpable de los cargos que se le imputaban, se encuentra actualmente en libertad bajo una fianza de $15,00. Su arresto supuso un duro golpe para su familia, y particularmente para sus padres.