La actriz de Glee perdió la vida tras salvar a su hijo de casi 5 años de morir ahogado en el Lago Piru, en California.

Por Isis Sauceda
Julio 08, 2021
Anuncio

Ha pasado un año desde que la actriz Naya Rivera se ahogara trágicamente en el Lago Piru, 60 millas al norte de Los Angeles, California, y su familia aún llora su muerte.

En su primer aniversario luctuoso, los Rivera hablan sobre lo difícil que ha sido la ausencia de la protagonista de la serie Glee, los planes que tenía que jamás verán la luz y su legado como artista y mamá.

"Siento la energía de Naya constantemente que me dice: 'Mamá, sé feliz. No llores. Estoy bien. Ve por Josey [el hijo único de la actriz]. Diviértete'. Y siento que eso viene de ella", expresó Yolanda Previtire al programa Good Morning America (ABC). "Desearía que el legado de Naya fuera uno que enseñe a las personas a amar, a cuidar [a los demás]. Si algo no está bien, intentar arreglarlo o hablarlo. Y solo vivir la vida. Dios te ha dado una vida. Tu eres tu propia persona. Ama quien eres porque no tienes otra vida".

Naya Rivera Women's Guild Cedars-Sinai Annual Luncheon
Credit: Jon Kopaloff/FilmMagic

Para la hermana menor de la actriz, Nickayla Rivera, la muerte de Naya ha sido una gran lección que la ha hecho ver y vivir la vida de una manera distinta.

"[Hay que] tomar un día a la vez y vivirlo al máximo, amándonos al máximo, sin arrepentirse de nada, porque si pudiéramos regresar [el tiempo], nos hubiésemos abrazado un poco más fuerte", expresó Nickayla al matutino de la cadena ABC.

El mes pasado, el padre de la actriz, George Rivera, aseguró a People que su hija tenía una larga lista de planes para el futuro y se encontraba en muy buen lugar a nivel personal disfrutando su papel más importante: el ser madre del pequeño Josey Dorsey, ahora de 5 años y medio.

"Amaba ser madre y podías ver la madurez y la satisfacción que Josey le daba. Era un buen momento para ella", dijo George Rivera a la revista.

El padre, además, reveló los planes de Naya de retomar su carrera como cantante, por lo que en una de sus últimas conversaciones con su hija, planearon realizar un viaje juntos a Nashville, en el que esperaba ayudarla a dar ese paso.

"Ella realmente esperaba empezar su carrera musical otra vez. Nuestra relación se unía por la música. Era una buena escritora y escribía mucha poesía, pero no tocaba ningún instrumento, así que estábamos buscando colaboradores y encontramos este grupo joven que le gustó y que [los chicos] eran buenos escritores", reveló el padre. "Nunca me importó que fuera actriz. Yo soy un hombre musical, un exmúsico y un disc jockey frustrado. Siempre quise que cantara, que grabara y, lo más importante, que escribiera música. Estaba tan feliz con ese próximo viaje y ella también".

Por su parte, la madre de la actriz —quien se divorció de George Rivera cuando Naya tenía 9 años —aseguró que su hija tenía una gran ética de trabajo y que de pequeña pasaba su tiempo en los columpios cantando notas altas.

Volviendo a su actual realidad, aceptó que su ausencia ha llevado a la familia a tomar terapia para sobrellevar el proceso de luto.

"A veces tenemos miedo de que la tristeza sea tan pesada que tenemos miedo de nosotros mismos, porque es difícil. No hay palabras para describir lo que estamos pasando. Lo único que sabemos es que nos tenemos el uno al otro", dijo al programa.

El cuerpo sin vida de su hija fue encontrado cinco días después de haber desaparecido en el Lago Piru, en California. Las autoridades declararon la muerte como un accidente. La actriz aparentemente hizo todo lo posible para salvar a su hijo de morir ahogado, pero perdió su propia batalla en el agua. Tenía 33 años.