El actor cubano René Laván y su esposa Amanda Laván hablan con People en Español sobre el diagnóstico de cáncer cerebral de Amanda, quien es madre de gemelos adolescentes. Así ha enfrentado la familia esta crisis de salud.

Anuncio
Rene y Amanda Lavan
Credit: Héctor O. Torres

Al ser diagnosticada con un tumor cerebral, el mundo de Amanda Laván y su esposo, el actor cubano René Laván, se vino abajo. La pareja abrió las puertas de su hogar a People en Español y habla en exclusiva sobre esta crisis de salud. Amanda, de 44 años—quien es madre de los gemelos Julián y Luca, de 13 años— fue al hospital tras llevar tiempo con dolores de cabeza y sintiéndose mal. "Pasaba por dos minutos, luego desaparecía como por cinco horas, y luego me volvía a pasar por dos minutos", cuenta sobre esta rara sensación de adormecimiento del lado derecho del cuerpo, que padeció por unas dos semanas.

En febrero, sus doctores en Hollywood Memorial Regional no la dejaron regresar a casa tras detectar un tumor "del tamaño de una naranja" en el lado izquierdo de su cerebro. "Fue una sorpresa bien fuerte", admite sobre este diagnóstico el actor cubano de 52 años, famoso por sus personajes en Azúcar amargaChristmas With The KranksDirty Dancing: Havana Nights y El final del paraíso, entre otras producciones.

Si bien la pareja —que en marzo celebró 14 años de matrimonio— sintió miedo ante esta gran prueba, han salido adelante junto a sus hijos. Amanda se sometió a una cirugía para remover el tumor oligodendroglioma anaplásico. "Habían 18 personas en mi sala de operaciones", cuenta ella. Si bien la anestesiaron durante las primeras horas de la riesgosa cirugía el 8 de febrero para abrir su cráneo antes de remover el tumor, la tuvieron que despertar como parte del delicado procedimiento —y preguntarle datos como los nombres de sus hijos y dónde nació— para asegurarse que estaba consciente y todo en su memoria funcionaba bien. "El dolor era tan severo que empecé a gritar tanto que tuvieron que sedarme de nuevo", recuerda. 

Rene y Amanda Lavan
Credit: Héctor O. Torres

Disfrutar el presente y tratar de no angustiarse por lo que traiga el futuro, ha sido una lección para la pareja ante esta crisis de salud. La valiente guerrera sigue trabajando, llevando a sus hijos a sus prácticas de baloncesto y hasta da el ejemplo haciendo ejercicios. "Yo no puedo caminar ni dos cuadras porque me quedo sin oxígeno y ella casi todos los días corre tres millas. Eso la mantiene con ese espíritu", cuenta Laván sobre su esposa, quien debe someterse a radiaciones y quimioterapia como parte de su tratamiento. 

"Tengo días en los que me derrumbo", confiesa ella, quien agradece el apoyo de su familia, y quiere que sus hijos la vean enfrentado este reto con la mejor actitud y energía positiva. A sus seres queridos les aconseja apreciar los pequeños placeres de la vida, como escuchar el canto de los pájaros, ver el sol y la luna, o apreciar un hermoso arreglo de flores en su cocina. "Enfóquense en las pequeñas cosas y abrácenlas", enfatiza ella, quien hoy agradece cada segundo con los suyos. "Ella sigue fuerte, pero tiene sus momentos difíciles. ¿Cómo uno hace planes sin saber el tiempo que uno tiene?", concluye René. "Esta es la definición de tomar la vida día a día".

Para ver la entrevista completa busca la nueva edición de People en español, ya a la venta.