Criss Angel estuvo en el hospital para someter a su hijo a un nuevo tratamiento contra la leucemia que regresó a su cuerpo. Sin embargo, la fe del mago ocasionó un milagro en el niño.

Anuncio

En el 2015, el hijo de Criss Angel, Johnny, fue diagnosticado con cáncer pediátrico cuando tenía tan solo un año de vida y lograron estabilizarlo; sin embargo, en diciembre pasado tuvo una remisión de la leucemia que padece y comenzó de nuevo la batalla por la recuperación del niño, quien ahora tiene cinco años de edad.

Criss Angel

“¡Con #Dios todo es posible! Johnny Crisstopher hizo más de 6 litros de quimioterapia en 36 horas y se esperaba que estuviera en el hospital hasta el viernes. En medio de la noche estaba muy molesto y dijo: ‘No quiero estar aquí. Quiero irme a casa’. Oramos con lágrimas rodando por mis ojos, pero una calma se apoderó de mí y supe que todo iba a estar bien”, mencionó Angel en su cuenta de Instagram. “Después de obtener los resultados prometedores del análisis de sangre de esa mañana, supe que un milagro estaba en camino y que estaba a punto de ocurrir”.

De acuerdo con el exnovio de Belinda, su hijo no podría volver a casa hasta tres o cuatro días después del tratamiento porque debía eliminar los químicos que deja realizarse la quimioterapia. Pese a los comentarios del médico, Criss Angel no perdió la fe y se lo comentó a su pareja sentimental y madre del pequeño, Shaunyl Benson. Luego de unas horas, el milagro ocurrió.

“Nuestras oraciones fueron respondidas ante el asombro de su médico y personal. El milagroso Johnny Bloods bajó y anoche dormimos en casa y en nuestras camas”, reveló. “Sí, soy un mago. Sí, muchos magos son escépticos, pero yo no lo soy y te digo que el 100% de Dios es real y con Dios todo es posible. Solo dale una oportunidad a Dios. Gracias a Dios por hacernos a nosotros y a nuestro hijo tan felices”.