Desde que concluyera en 2016 su contrato de exclusividad con Telemundo, el actor mexicano lucha por abrirse camino en el mercado americano. "No es fácil salir de tu zona de confort, pero es un crecimiento muy bonito".

April 19, 2018 08:15 AM

Para Eugenio Siller lo más fácil y cómodo hubiera sido quedarse en México, donde ya tenía un nombre hecho, y seguir protagonizando telenovelas en Televisa. Pero en 2009, tras finalizar las grabaciones del melodrama Mi pecado, el actor mexicano se armó de valor y dejó atrás su país natal para ir en busca de ese sueño que siempre había tenido desde jovencito: abrirse camino en Estados Unidos.

“Siempre quise venirme a Los Ángeles para poder estudiar y de chavito no lo pude hacer porque empecé a trabajar desde muy joven. Y para mí estar aquí ha sido un sueño hecho realidad”, expresa el intérprete de 37 años a People en Español.

Tras varios años trabajando para Telemundo, donde protagonizó exitosas historias como Una maid en Manhattan y Aurora, Siller decidió en 2016, luego de finalizar su contrato de exclusividad con la cadena, alejarse de la televisión para seguir formándose como actor y de paso probar suerte en el cine y, por qué no, también en Hollywood. “Una de las metas que había tenido siempre, a corto o a largo plazo, era poder hacer cine y entonces a partir del 2016 para acá, en este casi año y medio, me he enfocado en eso”, cuenta Eugenio, quien durante este tiempo que no lo hemos visto en televisión ha participado en tres películas. “Una es la vida de Jesús de Nazaret y los Apóstoles que grabamos en España y que se estrena, si Dios quiere, en diciembre de este año. Después hice una película en inglés que se filmó en Atlanta, Blind Trust, donde tuve la oportunidad de protagonizar. La verdad es que lo disfruté muchísimo porque era mi primer papel completamente en inglés. La película ganó como Mejor Película Independiente en el festival de Atlanta y yo gané como Mejor Actor de Película del festival de Georgia. Y por último hice otra película con Martha Higareda y Omar Chaparro en México, Todos caen, una comedia en la que también me divertí muchísimo”.

En cuanto a Hollywood, el actor reconoce que no es nada fácil lograr una oportunidad en el mercado de habla inglesa. “Yo puedo tener una carrera en el mercado latino pero no tengo una carrera en el mercado americano. Entonces desde un principio vine con la cabeza totalmente enfocada en volver a empezar”, afirma. Y para ilustrarlo cuenta una anécdota muy divertida: “En uno de mis primeros casting necesitaban gente que hiciera ejercicio y que tuviera ciertos rasgos físicos, entonces llego al casting y entro y haz de cuenta que todos estaban hechos con molde, uno más preparado que otro y uno más alto que otro y uno más estético que otro y uno más atlético que otro. Creo que nunca me había sentido tan chaparro y tan flaco”, recuerda entre risas. “La competencia aquí es de hay 150 mil como tú y ahí es donde tienes que demostrar que tú tienes algo, que muchas veces no tiene que ver con el talento ni con la altura ni con la preparación, tiene que ver con una magia que se dé entre tú y la cámara y a lo mejor el director de casting y que se cree esta magia”, asegura.

Pero lejos de frustrarse para Siller el camino está siendo “un crecimiento muy bonito”. “Regresé a mis principios y fue como una inyección de esperanza y de adrenalina, de si lo pude hacer en otro lugar y llegué a protagonizar en otros lugares por qué no lo voy a poder hacer acá”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Pese a que siempre ha sido su meta, el actor no deja de reconocer que al mismo tiempo es un proceso ‘muy difícil’ ya que es duro ‘salir de tu zona de confort’. “No te voy a negar y te tengo que confesar que es preocupante, es estresante, es una incertidumbre espantosa. A veces es decirle que no a proyectos o a dinero y es muy difícil decirle que no al dinero a veces cuando necesitas trabajar. Pero a veces hay que invertir en otras cosas para llegar muy lejos”, se sincera.

“A veces como todos flaqueamos y te levantas en la mañana y dices ‘¿estaré haciendo bien? Y cuando me pongo a pensar digo ‘pero siempre lo quisiste, siempre fue algo que tú planeaste, querías vivir acá, querías estudiar acá, querías prepararte acá’. Siempre quise tener este proceso y yo sabía que para estar acá y poder empezar a trabajar, ya sea en inglés o en español, lleva un proceso y creo que ahorita estoy haciendo los cimientos y los fundamentos de ese proceso para que en un futuro, no sé cuándo vaya a hacer, puede ser en un mes o puede ser en dos años, yo pueda estar trabajando un poquito más”, explica Siller.

A diferencia de otros actores latinos, Eugenio no reniega de su pasado como actor de telenovelas. Al contrario. “La televisión para mí fue la mejor escuela que pude haber tenido porque durante 10 años estar todos los días haciendo como si fuera un taller de actuación, practicando y practicando, para mí ha sido un aprendizaje y lo que definitivamente me ha llevado a estar aquí”, asevera.

De hecho, el actor no descarta regresar a la televisión siempre que el proyecto le agrade.

“Quiero seguir trabajando, quiero hacer series, quiero hacer cine, quiero ir a otros países a trabajar. Me encantaría irme por ejemplo a España, a hacer cosas en Brasil, que producen cosas increíbles también. No sé, también Colombia, Argentina, Chile. Me encantaría explorar otros países y conquistar nuevos horizontes, no me importa si es teatro, cine o televisión”, concluye.

Tal Vez Te Guste

EDIT POST