El joven de 20 años mantiene una vida muy ocupada pues, entre otras, cosas, quiere ser campeón olímpico Mira en qué disciplina.

Por Celeste Rodas de Juárez
Octubre 09, 2017
Anuncio

Eve Jobs, la hija menor del fundador de Apple, Steve Jobs, y su viuda Laurene Powell, sale desde hace más de un año con un joven mexicano que se llama Eugenio Garza Pérez.

La pareja tiene muchas cosas en común. Ambos son jóvenes, él tiene 21 años y ella 19, y viven en Wellington, Florida, donde al parecer los unió el amor a la equitación. Los dos también figuran en la lista de los 300 mejores del ránking en las competencias de alto nivel internacional.

La jovencita, quien el año pasado terminó la escuela secundaria, ha colocado en su página de Instagram fotos en donde aparece muy acaramelada con el bisnieto del fundador del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, una de las universidades más prestigiosas de América Latina, y presidente del Grupo VISA.

Hace seis años, Garza Pérez se mudó a vivir a Estados Unidos para competir con su caballo Bariano, con quien el año pasado ganó el Gran Premio de Hollow Creek Farm Grand Prix CSI3, en Kentucky, y el premio de $216,000 del Upperville Jumper Classic CSI4.

El joven, quien actualmente estudia Administración de negocios en la Universidad de Miami, reveló a Hercampus.com que tiene puesta su meta en los Juegos Olímpicos del 2020: “Las Olimpiadas siempre son una meta. Creo que esa es la verdad para cualquier atleta (que practique) una disciplina olímpica. Pero, al final del día, es solo otra competencia, así que para mí resulta importante apreciar la travesía mientras procuro llegar allí”.

Esa “travesía” no es nada fácil pues el campeón hípico comentó que de lunes a jueves tiene que manejar 1.5 horas desde su hogar en Wellington hasta Coral Gables, en donde está el campus universitario. Pero antes, o después, visita a sus caballos y les da de comer. El viernes, día que no tiene clases, aprovecha para montar a caballo y, entre una cosa y otra, procura ir al gimnasio o disfrutar de uno de los placeres que más le gustan: comer helado de vainilla.

El joven, quien a veces se ha quejado que no tiene mucho tiempo para llevar una vida social, sí supo cómo estirar el fuerte calendario de sus entrenamientos y estudios, para “escurrir” estos tiernos momentos con la bella y la heredera más joven de Jobs.

¡Ah! ¡La fuerza del amor!