El esposo de Victoria Ruffo, Omar Fayad, dio a conocer que contrajo el coronavirus; ahora, el gobernador de Hidalgo, México, explicó cómo ha padecido esta enfermedad.

Anuncio

El pasado fin de semana, se dio a conocer que Omar Fayad, esposo de Victoria Ruffo, había contraído el coronavirus. El gobernador de Hidalgo compartió su experiencia personal al respecto.

“En cuestión de horas te vienes para abajo con temperaturas que llegas a tener hasta 41 grados. Lo cual te ocasiona dolores de cuerpo terrible, dolores de cabeza terribles, un cansancio total, te debilitas y te deshidratas en horas”, explicó Fayad al programa mexicano de televisión Ventaneando (TV Azteca). “Este embate que yo he recibido en las últimas 72 horas no lo resiste cualquiera. A mí me dijeron los médicos que gracias a mi condición específica y mi estado de salud, pues para mí eran cruciales estas 72 horas”.

victoria-10.jpg

El político explicó que le pidió a su familia que si agravaba su condición, no estuvieran con él en el hospital para evitar contraer la enfermedad también y les pidió que estuvieran alejados de él y se mantuvieran aislados los 14 días que solicitan las autoridades médicas.

“Lo platiqué con mis esposa [Victoria Ruffo], con mis hijos; incluso, les dije ‘trabajemos en el protocolo de lo que viene; no quiero que se espanten, no quiero que nada nos agarre por sorpresa’”, explicó. “Creo que todos los mexicanos debemos de cuidarnos porque lo que he vivido este fin de semana, no se lo deseo a nadie. Dudo que personas de cierta edad pudieran aguantarlo, es muy duro, es muy violento”.

ruffo-9.jpg

Omar Fayad envió un mensaje para que la gente se cuide de contraer el COVID-19 y ahora asegura que ahora se siente mejor, aunque el dolor de cabeza, que “es terrible”, continúa. Pide que no “se automediquen” porque puede resultar peligroso, incluso mortal.

“Ha sido una experiencia terrible. Espero que cuiden mucho porque cualquiera puede vivirla. Cree uno que es broma y luego las personas luego no toman las medidas de seguridad”, concluyó.