Inger Mendoza, esposa de Nacho y madre de sus tres pequeños, le contestó amorosamente a quienes los critican por dormir con sus hijos. ¿Qué dijo?

Anuncio

Inger Mendoza, la esposa del cantante Nacho, contestó con amor a todo aquel que cuestiona el hecho de que la pareja practica el colecho. Es decir, dormir en la misma cama con los hijos.

Mendoza, quien es madre de tres de los hijos del cantante, publicó un mensaje en su cuenta de Instagram en el que expone que es una dinámica familiar que disfrutan y, de cierta forma, atesoran. “Sí, todos nuestros hijos duermen con nosotros en esta cama (es king y además tenemos una hamaca y dos colchones extra en el piso por si acaso)… Luego de la rutina nocturna nos metemos en la cama, nos acomodamos lo mejor que podemos, contamos cuentos, jugamos con sombras, agradecemos (algunas veces toca regaño para que dejen el bochinche) y nos quedamos dormidos juntos”, explicó.

Asimismo, indicó que como los pequeños se duermen temprano, en ocasiones ella y Nacho ven películas. Luego, regresan a dormir a una hamaca juntos. No obstante, admite que, en ocasiones, el sueño los vence. Además, Inger fue honesta al explicar que Nacho trabaja de noche en el estudio o aveces está de viaje.

“En nuestro caso, lo de no poder dormir juntos siempre, no tiene nada que ver con los niños. Para nosotros, lo de los niños durmiendo en nuestro cuarto, no es problema. Al contrario, es una sabrosura -y como le comenté a una señora preocupada por el futuro desenvolvimiento de los niños y nuestra intimidad como pareja-, yo dormí con mi abuela hasta los 12 [años] y mi esposo con su mamá hasta los 14. Y creo que nos desenvolvemos bastante bien”, enfatizó.

Acerca de su intimidad como pareja, dijo: “En cuanto a la intimidad, pues hay muchos otros espacios en la casa y el día tiene 24 horas, es cuestión de creatividad”.

Por último, dejó claro que a ella y Nacho estar con los niños en su cama les hace feliz. “A nosotros nos hace feliz nuestro caos. El día que los niños quieran tener su independencia serán libres de irse a dormir a sus propios cuartos. Mientras quieran dormir con nosotros, son bienvenidos”.