Su música suena a gloria, y no porque su madre se llame así, sino porque es su gran pasión. Está enamorada de su trabajo, de la vida y, especialmente de su novia, Gemeny Hernández, con quien comparte risas y sueños desde hace 4 años.

Por Teresa Aranguez
Octubre 16, 2020
Anuncio

El apellido Estefan tiene mucho peso. El arte y el trabajo duro lo conforman desde la primera letra hasta la última. Por eso, para una joven Emily Estefan destacar en el mundo de la música con dos dioses del Olimpo como padres, Gloria y Emilio, no era una tarea fácil.

Pero lo consiguió. No hay instrumento ni nota musical que se le resista, canta como los ángeles y vive cada una de sus actuaciones como si fuera la última. De casta le viene al galgo, dice el sabio refrán. Ya lo decía su madre en la segunda entrega de Red table talk, disponible en la plataforma Facebook Watch, esa niña es una todo terreno.

Una actitud que aplica a todas y cada una de sus facetas donde el amor ocupa un lugar privilegiado. Sí, está feliz y enamorada de Gemeny Hernández. Lo gritó a los cuatro vientos a través de sus redes en 2017 y lo sigue haciendo tres años después. De eso se trata amar para ella, sentirlo, presumirlo y nunca disimularlo. Así lo hacen ambas en la intimidad de su hogar con los suyos y en las redes, donde derrochan pura dicha.

"Estoy tan orgullosa de ti mi niña preciosa", le escribió Gemeny con motivo del estreno del nuevo capítulo de RTT. Un episodio que no fue del todo fácil para Emily pues recorre un momento complicado de su vida: reconocer ante sus familia su condición sexual. Y no porque los suyos tuviera tabúes, sino por las consecuencias que ello podría tener en la salud de su abuela, la mamá de Gloria, una mujer tan maravillosa como conservadora.

"Si se lo dices y muere, la responsabilidad será tuya", le dijo la intérprete de "Conga" a su hija sin parpadear. A día de hoy eso quedó atrás pero la herida sigue ahí y solo hace falta tocarla un poquito para que vuelva a sangrar. Poco a poco madre e hija han ido curándola con amor, comprensión y, sobre todo, terapia.

Emily nunca ha entendido eso de tener que esconder el amor. El amor es amor en todos sus colores y formas, y no entraba en sus planes llevar en secreto algo tan bonito y que le hacía tan feliz. Así es su relación con Gemeny, un huracán de sentimientos y sensaciones que lleva alumbrando su vida desde hace casi cuatro años.

Durante el primer año de romance lo llevaron de forma oculta, al menos ante las redes y los medios, hasta que un día ambas decidieron dar el paso y compartir con el mundo su maravillosa historia. Una de dos jóvenes entusiastas, alegres y llenas de sueños que aman viajar, componer, cantar y, sobre todo, vivir.

"He vivido cada uno de estos 365 días de mi vida perdida en este bello lugar, este bello amor. Perdida en ti y en el extraoardinario honor que es amarte", le escribió Gemeny a Emily el día que cumplían su primer aniversario. Y así, con esta y otras muchas frases hechas poesía gritaron al universo su preciosa historia de amor. Una que sigue y está repleta de aventuras.

Después llegaron las apariciones juntas y de la mano en diferentes alfombras rojas, como la de finales del año 2017 cuando acudían a apoyar a la gran Gloria Estefan en el homenaje que recibió en el Kennedy Center de Washington, con motivo de sus cuatro décadas casada con la música.

El testimonio de la joven frente a Lili Estefan y Gloria, ojo, y los que están por llegar en esa mesa roja, han dado a conocer a la Emily como persona más allá del Do, Re, Mi. Una mujer de armas tomar, con una voz celestial, un talento a raudales y, sobre todo, un corazón tamaño XXL. Un descubrimiento como ser humano que promete seguir dando que hablar, y para bien. Gracias, Emily.