La copresentadora de Despierta América (Univision) luce más hermosa y feliz que nunca tras anunciar que está embarazada. Nos habló sobre su dulce espera y la transformación de su cuerpo.

Febrero 03, 2021
Anuncio

Francisca Lachapel irradia alegría y estilo durante su embarazo. La copresentadora de Despierta América (Univision) anunció a finales de enero que espera un bebé con su esposo Francesco Zampogna. "Jugando con el viento y con el frío que hoy nos regala Miami. No pude decidir una sola foto por eso me atreví a publicar tres, perdonen la vanidad, pero ando bien contenta con mi panza", escribió en Instagram, modelando un vestido muy tropical con estampado de melones.

La dominicana de 31 años ha soñado durante años con convertirse en mamá y vive un gran momento. La exreina de Nuestra Belleza Latina ha tenido que ir acostumbrándose a su transformación física. "Todo en mi cuerpo está tan grande, señores, y eso que ahora es que me falta camino, con Dios delante. Poco a poco trato de comprenderlo y adaptarme", compartió en Instagram junto a un video mirándose al espejo. 

La también comediante y actriz dice que se le ha abierto el apetito y su silueta ha cambiado rápidamente. "La parte alta de mi espalda anchísima, de los senos ni hablemos, creo que pesan 30 libras cada uno. Las caderas las desconozco. El dolor de espalda me hace sentir como que me cayeron un montón de años encima", confesó. "Si hablo muy rápido me sofoco. Mi mejor amigo ahora mismo es el baño. ¡Y como más que un pelotero de grandes ligas!".

Si bien el embarazo trae consigo achaques, Lachapel dice que todo vale la pena y el cuerpo femenino es milagroso. "Todo tan nuevo, tan diferente, incómodo, desesperante a veces, pero tan hermoso a la vez", reflexionó sobre esos mágicos nueve meses. "Valoro y admiro más mi cuerpo ahora porque es tan sabio y maravilloso que acomoda todo para que mi pequeñ@ se sienta cómod@ y pueda crecer fuerte, san@ y feliz.  Así que desajústate como te dé la gana, cuerpo mío, que tú y yo nos las arreglaremos más adelante, por ahora dale a mi bebé de mí todo lo que necesita. ¡Dios no se equivoca!", concluyó.