La modelo colombiana, que tuvo que pasar por quirófano de emergencia, enseña los estragos que este "veneno" dejó en su cuerpo. "Se me murió la piel".

Anuncio

Ha sido un año y medio de mucho dolor para Elizabeth Loaiza, pero también de mucho aprendizaje personal. Siempre en conexión con sus seguidores, la colombiana compartió un duro episodio de salud que le ha tocado vivir por culpa de una cirugía plástica.

La modelo comunicaba a su público que tras someterse a una operación de estética en su derriere, éste había quedado destruido por los biopolímeros. Dicho "veneno", como ella misma denominó, le obligó a pasar de nuevo por quirófano para poder enmendar los estragos que le produjeron.

En realidad, lo que iba a ser algo para verse mejor terminó siendo "una cirugía super mal hecha. Me dio necrosis, se me murió la piel y esa piel hay que cortarla y botarla así que les estaré contando", explicó.

La reina de belleza decidió enseñar cómo tenía esa parte de su cuerpo antes de entrar en la sala de operaciones para crear conciencia del daño que este producto puede llegar a provocar.

Además, invitó a todas las mujeres a quererse tal y como son. "Debemos de dejar esos estereotipos de la mujer 60-90-60 y recordar que somos más que una cola. Valemos por lo que somos y no por lo que tenemos", reflexionó. Desde quirófano y con sus doctores contó qué le iban a hacer para combatir esta pesadilla.

La influencer reconoció que estuvo todo este tiempo callada por por miedo y pena, pero que ahora mostrará todo el avance de su proceso y luchará para evitar que estas sustancias se sigan aplicando en los cuerpos.

Todo el ánimo y cariño para ti, Elizabeth, y una pronta recuperación.