Los expertos en realeza descubren el secreto de los duques de Cambridge para no regalar a los paparazzi sus mejores fotos.

Por Nuria Domenech
Marzo 07, 2020
Anuncio

Es bien sabido que la relación del príncipe William y el príncipe Harry con los medio es especialmente tensa. ¡No es para menos! Si la versión oficial es cierta, su mamá, la princesa de Gales, murió por culpa del acoso incesante de los paparazzi cuando ellos apenas eran unos niños y ya habían sufrido ya el difícil divorcio de sus papás.

¿Quién puede olvidar aquellas desgarradoras imágenes de los dos hijos del príncipe Carlos, desvalidos frente al féretro de Lady Di observados por millones de personas alrededor del mundo?

Aunque el duque de Sussex, el pequeño de los dos hermanos, quedó traumatizado y necesitó una buena terapia psicológica para superar la injusta muerte de Diana muchos años después, él acusa al acoso de los medios su retirada a Canadá y su dimisión de los cargos públicos a los que la corona le sujeta: se niega a que su esposa, Meghan Markle, y su hijo Archie revivan los traumas de su infancia.

Aunque con el tiempo no les quedó otra que acostumbrarse a las cámaras por su posición como miembros de la dinastía de los Windsor, tanto William como Harry tratan de mantener siempre que pueden las distancias con los fotógrafos.

Ahora, un corresponsal de la revista Vanity Fair especializado en realeza dio con el tip de cómo los duques de Cambridge nunca les regalan a los paparazzi esas buenas fotos que tanto ansían... ¡Tratan de nunca ver directamente a la cámara!

De ese modo, los paparazzi nunca logran sus best shots y tienen que conformarse con fotos de relleno en vez de con fotos de portada. ¿Así ponen su granito de arena para fastidiarles un poquito? Las fotos buenas son las que organizan en sus posados, ahí sí, todos miran a cámara con la mejor de sus sonrisas.

Según los fotógrafos especializados, muchos otros famosos utilizan este truco también.