Una fuente aseguró a People que la relación entre el príncipe y sus hijos siempre ha sido complicada.
Anuncio

La explosiva entrevista del príncipe Harry y Meghan Markle con Oprah parece no haber sentado nada bien a la familia real.

De acuerdo a una fuente, el príncipe Carlos se siente decepcionado por los alegatos de racismo que expuso su nuera durante la conversación con la presentadora, en la que aseguró que hubo "preocupación y conversaciones" sobre el posible color de piel de su hijo, Archie.

"[El príncipe Carlos] se siente enormemente decepcionado", aseguró la fuente en la nueva edición de la revista People. "El príncipe cree en la diversidad y sus acciones lo demuestran. Él fue la primera persona en resaltar a la generación Windrush [la primera ola de inmigrantes del Caribe al Reino Unido en los años cincuenta], y las contribuciones que han aportado a la sociedad británica. Ha trabajado duro para la comunidad musulmana. De todos los miembros de la familia real, él se ha tomado este tema muy en serio".

Prince Charles, Meghan Markle y Prince Harry
Credit: Karwai Tang/WireImage

La fuente agregó que tanto Harry, de 36 años, como el príncipe William, de 38, han tenido siempre una relación complicada con su padre.

"No es una relación directa de padre e hijo", aseguró la fuente. "Él es su padre y su jefe, y ellos están en deuda con él por financiar sus oficinas y sus vidas".

Durante la entrevista que ha dado la vuelta al mundo, Harry reveló que su padre había dejado de tomar sus llamadas luego de que la pareja se separara como miembros activos de la Casa Real británica.

Tras la emisión de la entrevista, Harry ha hablado con su padre y su hermano, aunque no han solventado sus diferencias, de acuerda a la presentadora de CBS y amiga de Oprah, Gayle King.

Prince Charles y Prince Harry

Por lo pronto, la reina Isabel se encuentra preocupada por el efecto que las declaraciones de racismo puedan tener en los 54 países de la Commonwealth, que reúne a los países con vínculos históricos con el Reino Unido.

"Estará muy preocupada por cómo [las acusaciones de racismo afectarán las relaciones con] los países que ella ha apoyado y amado y a los que les ha entregado su vida durante su reinado", dijo la fuente.