Cristan Carabias, que ya es un hombrecito de 16 años, ha sorprendido con sus motivadores discursos sobre la vida y el crecimiento personal. ¡Tiene a los mejores maestros al lado!

 
Anuncio

Que los padres se dediquen a una cosa o sean de una manera no significa que los hijos vayan a elegir el mismo camino, a veces es todo lo contrario. Pero en el caso de Cristan Carabias parece que sí es así.

El hijo de Ximena Duque ha sorprendido, para bien, a sus seguidores en sus diferentes plataformas en redes con discursos muy poderosos que alimentan el alma y motivan a uno a querer ser mejor.

En sus más recientes historias en Instagram, el joven de 16 años mostraba un video de él antes de las 6 de la mañana camino al gimnasio para demostrar que con disciplina y ganas todo se puede. Compartía con sus seguidores que claro que le apetecía quedarse en la cama pero si quería alcanzar sus metas había que hacer sacrificios.

¿A quién nos recuerda esta manera de pensar y proceder? Pues además de a su bella mamá, también a Jay Adkins, quien se ha convertido en todo un ejemplo y modelo para el adolescente. Con motivo de su cambio de look Cristan publicaba este video donde nos invitaba a ser únicos y hacer caso omiso a las críticas.

"¿Qué significa mi pelo? A mi me gusta ser diferente, me gusta hacer cosas que no tanta gente hace. Me gusta levantarme temprano, ir al gimnasio, me gusta ser diferente, ser único", explica con calma y una gran madurez. "Sé único, que no te importen las cosas negativas, lo que otros tengan que decir, haz así (que te resbale)", sigue convencido.

Risueño, familiar y muy generoso siempre con su público, ha recibido la mejor de las lecciones en casa, su mayor escuela, donde tanto Ximena como su esposo les enseñan lo que verdaderamente vale la pena. A pesar de tener una vida llena de comodidades, Cristan es un amante de las cosas sencillas, de los animales y de los momentos en familia y con amigos.

Visto lo visto, el joven tiene madera para ser un gran motivador, pero eso es algo que solo el tiempo dirá. De momento solo podemos agradecerle por sus palabras y mensajes cargados de amor y buena energía. ¡Gracias Cristan, que sean muchos más!