Cuando crees que ya nada puede sorprenderte, el papá de Bella vuelve a las andadas y repite patrón entre la simpatía y el odio de sus seguidores.

Por Nuria Domenech
Junio 29, 2020
Anuncio

Desde que Marlene Favela confirmó en un difícil video que su matrimonio con George Seely había llegado a su fin para terminar con toda especulación alrededor de su vida privada, sus fans se volcaron con ella haciéndole llegar mil gestos de apoyo y cariño.

Mientras que la actriz vivió todo su duelo sin dejar de trabajar un día en sus redes y en las de su bebé, el papá de Bella brilló por su ausencia durante la mayor parte del año, incluso llegando a borrar todas las fotos que tenía del recuerdo en su página de Instagram.

Instagram George Seely / Marlene Favela

Cuando el australiano regresó por fin a las redes hace tres semanas, el ex de Marlene Favela compartió bellos videos durante una vacación y hermosos paisajes, incluso volvió a seguir a su bebé Bella en las redes, algo que sorprendió gratamente a sus seguidores.

Pero quizá con todos los ojos puestos sobre él y con una cantidad enorme de comentarios, unos pocos amables y otros muchos hirientes, hoy Mr. Seeely despertó y, después de borrar de nuevo todo su feed, subió esta simpática foto con un dudoso gesto, quizá sabiendo la que le iba a caer.

“¿Qué te pasa George?” preguntó uno; “¿tienes piojos?”, comentó alguien más; “tiene problemas este señor, inseguridad personal tal vez, borra las fotos porque no sabe ni lo que quiere”, aseguró un tercero.

Los comentarios continuaron fluyendo en torno al por qué había vuelto a borrar el contenido completo de su perfil. “Aquí se ve claramente que eres un inestable, subes y borras fotos y vuelves a subir”, comento una seguidora. Mientras que otra achacaba su comportamiento al tono de los comentarios de los fans de Marlene: “No aguanta la presión de las verdades”.

Sea lo que sea, el caso es que George se encontraba chistoso y con ganas de broma, porque subió un par de nuevas fotos de dos tazas de café, primero llenas y al rato vacías escribiendo, "¡ya!", y volvió a añadir al final, como en la de su retrato, varias caritas llorando de risa.

“¿Tiene otra ya?”, “¿quién será la víctima?”, se sucedieron los mensajes bajo la imagen de las dos tazas. Algunos entendieron que era solo una broma sin más y se rieron con él. ¡Está claro que hay gustos para todo! Y que este Seely va a dar mucho que hablar... También.