La conductora María Antonieta Collins ha dado un cambio radical a su vida y su relación con la comida que se refleja en su físico

Por Teresa Aranguez
Enero 07, 2018
Anuncio

Ha sido y todavía es una de las grandes de la pantalla chica. Delante de las cámaras la conocemos como una periodista intrépida y valiente capaz de enfrentar cualquier tema y obstáculo, por muy complicado que fuera. Pero detrás de ellas, la conductora ha tenido que lidiar durante años con un asunto nada fácil para ella, la comida.

María Antonieta Collins confesó a Karla Martínez en Despierta América cómo ha sido esa dura batalla con los alimentos, su refugio durante muchos años. La pobreza que vivió de niña y la falta de comida le hizo abusar de ella cuando empezó a tener dinero. “Eso me ha perseguido, yo fui una niña pobre con hambre”, confesó entre lágrimas.

En los últimos años, la mexicana sufrió de sobrepeso lo que llevó a poner en riesgo su salud. Ya casi ni podía agacharse a ponerse las medias, le sobraban las libras y no podía continuar así. Así que le tocó sacar la garra y fuerza que le caracteriza para hacer frente a este problema y buscar una solución. Fue así que el 28 de enero de 2014 tomó la gran decisión de su vida, operarse.

El resultado salta a la vista. Pero no ha sido fácil. Han sido cuatro años de aprender a comer, de hacer ejercicio diario y de un sacrificio grande. “No es fácil hacer ejercicio todos los días, pero yo me prometí que el día que yo cumpliera 65 años yo no iba a ser una anciana achacosa porque no hice nada por mi cuerpo, sino que iba a ser la Barbie del Medicare”, confesó al programa Despierta América.

Ahora, la periodista de casi 66 es todo un ejemplo de superación para muchas otras personas que como ellas enfrentan esa batalla con el peso y la comida. Su cuenta de Instagram está llena de videos donde nos muestra su tabla de ejercicios y su fuerza de voluntad para seguir fuerte y saludable.

Todo un ejemplo para jóvenes y no tan jóvenes y una lucha del día a día. Gracias Maria Antonieta por tu historia y todo nuestro apoyo, cariño y admiración. ¡Estás estupenda!