Eduardo Santamarina ha sufrido de sobrepeso en diversas ocasiones, lo cual le ha ocasionado fuertes críticas al respecto. El actor habla por primera vez de esta situación.

Junio 15, 2020
Anuncio

A diferencia de otros actores, Eduardo Santamarina ha tenido temporadas en las que se le ha visto con sobrepeso, lo cual ha sido motivo de fuertes críticas. El actor habla por primera vez de cómo ha sobrellevado los comentarios negativos sobre su figura y las razones por las que se permite tener unos kilitos de más.

“Me dicen ¿Eduardo no te molesta? [las críticas] Y ¿por qué me va a molestar? Por qué me va a enojar algo que es verdad. Si me enojara y me pudiera tanto entonces no dejaría que llegara a subir de peso o me quedo encerrado en mi casa para que no me vean”, advirtió Santamarina al programa de televisión mexicano Ventaneando (TV Azteca). “Tan ni me escondía ni nada que ahí están las fotos”.

Eduardo Santamarina fue novio de Erika Buenfil.

El protagonista de la telenovela Rubí en su primera versión asegura que nunca se ha escondido. Incluso, recordó aquella famosa imagen donde mostraban su sobrepeso durante unas vacaciones familiares.

“Hay una [imagen] en la que estoy en el hotel con mi traje de baño y una panza así [grande], y las chichis colgando, en la alberca. Me tomaron la foto y salió publicada en todas las revistas. Desde que salgo del cuarto, como estoy, me meto a una alberca en traje de baño, por supuesto que sé que eso puede pasar”, enfatizó. “Me abandoné, fue mi decisión; pues respétenla por favor. Gordo también me gusta y lo comido nadie te lo quita”.

Mezcalent

Si bien Eduardo Santamarina sabe que a los 52 años debe cuidar su alimentación por motivo de salud, no se arrepiente de haberse descuidado en otros momentos.

“Me cuidé tanto, tantos años, porque encabezaba las historias. En la época fuerte de las telenovelas estuve veinte años de mi vida encabezando historias. Siempre fui el protagonista, entonces, obviamente, tenía que estar físicamente bien. No podía tener un mínimo de panza”, mencionó. “Tomarme un tiempo y tirar la toalla, pues se vale también”.