El actor mexicano habló por primera vez y sin tapujos sobre su adicción al alcohol y cómo éste acabó con su padre.

Por Mayra Mangal
Noviembre 15, 2018
Anuncio

Han tenido que pasar 14 largos años para que Eduardo Santamarina pueda hablar sereno y con tranquilidad sobre uno de los grandes tormentos de su vida: el alcohol. Ahora el galán de novelas mexicano rompió el silencio para hablar sin tapujos sobre el problema que casi acaba con él.

“Desde hace muchos ayeres [que] ya no tomo”, exclamó el protagonista de novelas como Rubí y Antes muerta que Lichita en entrevista con Jorge “El Burro” Van Rankin en el programa matinal Hoy (Televisa). “Yo dejé el alcohol porque ya no lo disfrutaba. La diferencia entre un bebedor social y un alcohólico como yo, es que yo ya no puedo parar”.

El actor aseguró que si se tomaba una copa se seguía “por días” y que para dejar el alcohol recurrió a la Asociación de Alcohólicos Anónimos. “Cuando ya la empiezas a padecer, ya tú solo porque es algo muy personal. Tú solo decides, nadie te puede decir quién es, eres o no. Toqué fondo claro. Fue una necesidad, un vacío y unas depresiones terribles”, compartió el actor.

Santamarina también reveló que uno de los motivos más grandes que lo orillaron a dejar el alcohol fue la muerte de su padre, quien sucumbió a la cirrosis. Dicho mal se le complicó con la diebetes que padeció por años.

Santamarina se une así a la larga lista de celebridades que han tenido serios problemas con el alcohol, como Demi Lovato, Ben Affleck, Mauricio Ochmann y Bradley Cooper.

Por cierto que en dicha entrevista el actor también habló sobre su historia de amor con su pareja, Mayrín Villanueva a quien conoció en las grabaciones de la telenovela Yo amo a Juan Querendón. Ambos son padres de una hija, Julia, de 9 años.

En cuando al terreno profesional Santamarina participó este año en la popular serie de Telemundo El señor de los cielos donde hizo el papel de Baltazar Ojeda en la temporada número seis del show.