Con 15 años, Eduardo Minett debuta en Hollywood coprotagonizando una película con Clint Eastwood.
Anuncio

A diferencia de otros niños que soñaban con ser actores, Eduardo Minett descubrió esta pasión tiempo después, ya que inició en el mundo artístico bailando como Michael Jackson. Pero fue gracias a Jim Carrey, donde nació "mi fanatismo por la actuación". Así, comenzó sus estudios en este arte y ahora está cimentando una carrera con solo 15 años de vida. Por ello, invita a otros adolescentes a buscar lo que realmente aman. 

"Estamos siempre metidos en el celular, las redes sociales, los dispositivos; no está mal, es algo que todos hacemos, pero sí dedicarle, invertirle tiempo a buscar lo que te apasiona. Si no sabes, un día cocinar, otro día practicar un deporte o escribir o pintar hasta que encuentres cuál es tu pasión", mencionó Minett a People en Español. "[Trata de] invertir tiempo para ver qué es lo que te mueve".

El también músico ha dejado algunas actividades propias de su edad. "He tenido que dejar un poquito de lado la vida normal de un adolescente de 15 años que va a la escuela y en la tarde ir, por ejemplo, a clases de fútbol y el fin de semana a casa de un amigo. Eso ha sido un poco como un reto, pero no lo veo como un sacrificio, al contrario, estoy siempre enfocando haciendo lo que me gusta, que es el arte, ya sea haciendo música o en clases de actuación y música preparándome", confesó.

Justamente, su amor por la actuación lo ha llevado a debutar en Hollywood al formar parte de la película Cry Macho, donde comparte créditos estelares con Clint Eastwood, el también director de esta cinta. Así, tras un largo proceso de casting, consiguió el personaje Rafo y habla de su experiencia al trabajar con el reconocido actor con quien entabló una amistad. "Fueron muchas emociones, primero saber que iba a estar con un grande como Clint Eastwood y al mismo tiempo el nerviosismo de estar junto a una leyenda del cine y saber cómo iba a ser él", reveló.

Eduardo Minett
Credit: José Luis Beneyto

"En la película a lo largo del viaje nuestros personajes, de Mike y Rafo, van construyendo una relación y lo mismo pasó con nosotros. Al inicio era una relación de compañeros de trabajo y conforme pasaron los meses, fuimos construyendo una relación padre, al grado de saludarnos al inicio del día con un abrazo, comer tamales juntos, platicarme sobre anécdotas de su vida, sus rodajes. Desde el inicio él empatizó mucho conmigo. Me arropó muchísimo", relató. "Tiene 91 años y una gran disciplina, era el primero en llegar y el último en irse".

"Gozar lo que hagas porque nunca sabemos cuándo es nuestro último día",

Eduardo Minett

Para el guitarrista, hubo una lección del también productor que consideró la más importante. "El mayor aprendizaje que me deja, y me dijo en sus palabras, fue 'gozar'. Sea la actuación o cualquier cosa, gozar lo que hagas porque nunca sabemos cuándo es nuestro último día y gozarlo como si fuera el último", dijo.

Eduardo Minett y Clint Eastwood
Credit: Warner Bros.

Pese a los retos que tuvo que enfrentar al trabajar por primera vez en "un lugar donde nunca había estado, desconocido, en país diferente, idioma diferente, costumbres distintas y con gente nueva", Eduardo Minett quiere continuar en Hollywood; por ello, ya estudia nuevas propuestas al tiempo que continúa su preparación profesional. Ahora, se puede apreciar su trabajo en Cry Macho que está actualmente en cartelera.

"Todos los actores buscamos abrirnos las puertas en Hollywood, es algo que tenemos como meta o sueño. Ya me visualizaba ahí, pero jamás pensé que esta oportunidad me fuera a llegar tan rápido, a los 15 años. Me siento súper feliz de poder representar a México en Hollywood y poner el nombre de mi país en alto", concluyó.