La actriz mexicana destacó este domingo durante su visita al programa Don Francisco te invita el apoyo incondicional que le brindó su primogénita Constanza durante su lucha contra el cáncer.

Por Moisés González
Junio 04, 2018
Anuncio

Por primera vez desde que le diagnosticaran cáncer de ovario en 2016, Edith González reapareció este domingo en las pantallas de Telemundo como invitada estrella en el programa de televisión Don Francisco te invita. La actriz mexicana dio una vez más muestra de su valentía a la hora de enfrentarse a esta compleja enfermedad al relatar diferentes situaciones que vivió en medio de su lucha contra el cáncer, como el video que quiso grabar antes de entrar al quirófano.

“Yo me hice un video con mi hija un día antes de entrar al quirófano y yo dije ‘¿cuál es la última imagen si muero mañana en el quirófano que quiero que vea la gente de mí?' Y es Constanza tomándome el video y yo estoy bailando y cantando y parece que estoy en la playa”, contó Edith.

La actriz reconoció que, pese a su buena actitud frente a la enfermedad, también tuvo momentos en los que irremediablemente rompía a llorar en la intimidad de su habitación, como cuando se sometió a una de las agresivas sesiones de quimioterapia.

“De pronto estás tú sola en tu habitación después del tratamiento, que son muy agresivos nuestros tratamientos, y de pronto llega un momento que no puedes caminar durante el tratamiento, después perfecto, se te cae el pelo […]”, relató la que fuera heroína del inolvidable melodrama mexicano Corazón salvaje.

Edith también quiso destacar el apoyo incondicional que recibió de su hija Constanza, de 13 años, quien no se despegó de su lado mientras batallaba duramente contra la enfermedad.

“Ha sido una niña que cuando se le dijo que tenía cáncer, y esa es otra cosa que quiero decir hablarles de cáncer a los niños, hay que hablárselos con mucha ternura, con mucho amor; la niña durante tres semanas se dormía a los pies de mi cama y no abandonó a su mamá. Es la cereza del pastel de mi vida”, expresó emocionada la intérprete de 53 años.

Por último, la actriz envío un mensaje de esperanza y apoyo a todas las personas que se encuentra atravesando esta enfermedad.

“Abracen su realidad, ámense, dense permiso de amar y de ser amados. No se aíslen. Permítanse reír, permítanse soñar. El mundo no se acaba en el cáncer. Aunque se acabe, hasta el último suspiro hay que vivirlo con amor, con intensidad”, concluyó.