"Antes de morir me agarró la mano muy fuerte y me dijo: 'Babe, te amo con toda mi alma'. Y a los minuticos respiró muy fuerte y se apagó su corazón", contó visiblemente emocionada la conductora de televisión en el programa En casa con Telemundo.

Por Moisés González
Diciembre 15, 2020
Anuncio

La dura batalla contra el cáncer cerebral que emprendió hace un año y medio fue apagando poco a poco la vida de Edgardo del Villar hasta desembocar días atrás en su muerte, pero ni en los peores momentos de su lucha el presentador de Telemundo dejó de tener una actitud valiente y ejemplar frente a la adversidad.

"Cuando le dijeron el viernes 4 de septiembre que ya no podíamos seguir luchando, [que] ya las quimioterapias no se podían continuar, le dije: ‘¿Qué quieres que hagamos?' Y lo primero que me dijo fue: 'No le avisemos a nadie nada negativo. Démosles una noticia de esperanza'. Y le dije: '¿Qué esperanza podemos decir ante esta situación?' Y me respondió: 'Que todavía hay vida'. Después de que ya le habían dicho que no quedaba nada", contó este lunes visiblemente emocionada la esposa de Edgardo, la presentadora de televisión Carolina Novoa, en una entrevista con el programa En casa con Telemundo.

Edgardo del Villar
Edgardo del Villar y su esposa
| Credit: Instagram Carolina Novoa

Novoa, quien dejó a un lado su carrera para cuidar a su esposo en estos difíciles momentos, estuvo hasta el último segundo acompañando al presentador.

"Edgardo tenía un cáncer terminal desde el año pasado y él empezó a apagarse como una velita, dejó de caminar, después ya dejó de comer, dejó de ya recordar, no hablaba… y desde el jueves ya comenzó a agonizar. Era como ver un vegetal en su camita", compartió.

Edgardo del Villar y su esposa
Edgardo del Villar y su esposa
| Credit: Instagram Carolina Novoa

"Antes de morir me agarró la mano muy fuerte y me dijo: 'Babe, te amo con toda mi alma'. Y a los minuticos respiró muy fuerte y se apagó su corazón aquí en la casa, estábamos en la casa cuidándolo, estábamos orando el Rosario y ya se apagó", detalló.

La conductora, quien dedicó unas emotivas palabras de despedida a Edgardo en Instagram, agradece hoy a Dios haber tenido la oportunidad de ser su cuidadora.

"Yo creo que la vida y Dios me mandó a Nueva York a cuidar a un ángel y a ser su cuidadora y a entregarme a ser lo que yo nunca había sido que era un ama de casa, a dedicarme a él, a darle todo el amor y hoy en día y él me lo dijo, me lo agradeció, me decía: 'Bebé, yo nunca pude haber estado mejor cuidado porque estuviste 24/7 conmigo'", compartió Carolina.