Por Carole Joseph
Marzo 27, 2020
Anuncio

Al igual que la inmensa mayoría, la doctora  Ana María Polo está siguiendo al pie de la letra las ordenes del gobierno ante la pandemia del coronavirus, sin embargo,  está preocupada por el futuro y  sobre todo, por quienes han perdido el empleo.

La cubana habló en exclusiva con People en Español y compartió sus inquietudes sobre el tema y cómo está viviendo esta etapa.

¿Cómo es la vida de la doctora Polo ahora?

Yo estoy [cumpliendo] totalmente  las normas. Tengo distancia social, sinceramente lo estoy cumpliendo al pie de la letra con las excepciones de ir al supermercado [para] hacer las compras que me hacen falta.

Instagram / Ana Maria Polo

¿No se está grabando el programa Caso cerrado (Telemundo) remotamente?

No. Mi trabajo lo hago a través del teléfono, FaceTime, tengo esa facilidad y en este momento no estoy grabando absolutamente nada. Preparo la comida, desayuno y almuerzo en casa todos los días. Recuerdo a mi madre cuando se volvía loca y decía “qué hago, qué hago”. Estoy tratando de ser más física, me mantengo activa para gastar energía.

Me mantengo conectada a la redes, este momento es crítico y es una bendición que tengamos la tecnología y las redes.

¿Cómo ve el panorama mundial ante esta crisis?

Estoy muy preocupada porque no me queda claro eso de estar separado, cómo se va a eliminar al virus es la parte que no me queda clara y en qué tiempo. Hay cosas que no están claras. Analizo las noticias y no me queda claro cómo vamos a salir de esta situación. El problema es que no hay nada definido, hay una incertidumbre y tenemos que estar más atentos. ¿Vamos a tener que vivir en espacios como ahora? Eso me causa mucha ansiedad.

Y la mayoría de las personas necesitan trabajar, viven de su cheque mes a mes, semana tras semana y eso representa otra crisis que es más seria que el mismo coronavirus, ¿cómo vamos a sostenernos?

De los males el peor…

[Pero] hay que hacer lo que nos indican, tratar de mantener la mente sana, calmada, ver el otro lado de la vida.  A la naturaleza esto le ha [venido] bien. Se han visto cosas en las aguas de Venecia que nos e habían visto desde hace años, hay que buscarle la parte bonita a las cosas. Es un momento bueno para todos ser budistas, pensar de qué manera podemos ser útiles.