Dicen que la futura esposa del príncipe Harry está imponiéndose no solo en la moda del mundo, sino en los hábitos de él... pidiéndole que sean más saludables
Anuncio

La influencia de Meghan Markle ya se ha hecho sentir en el mundo de la moda y, al parecer, también en algunos hábitos de su prometido, el príncipe Harry.

Según reportó el diario Daily Mail, su romance con la actriz estadounidense ha hecho que el hijo menor del príncipe Carlos y Lady Di, analice mejor su forma de vida, y uno de los primeros hábitos que estaría tratando de dejar en esta nueva etapa de su vida está el cigarrillo.

De acuerdo al protocolo de la monarquía, fumar estaba absolutamente prohibido en el Nottingham Cottage, la residencia en donde los dos enamorados establecerán su hogar. Sin embargo, el príncipe que en su juventud fue conocido por su rebeldía, con frecuencia rompió esas reglas. Sin embargo, se dice que su futura esposa no piensa permitir que lo siga haciendo. “Harry prometió no fumar en absoluto en casa. No es agradable para Meghan quien no es fumadora”, dice ese medio que comentó un amigo de la pareja.

Prince Harry

Si esto es cierto, no sería sorpresa, pues Markle es conocida por su apego a una norma de vida saludable: además de practicar el yoga, en más de una ocasión ha dicho que le gusta consumir solamente alimentos saludables. En una entrevista con la revista Shape, dijo: “Definitivamente trato de comer lo más sano posible. Indiscutiblemente trato de evitar las cosas que sé que me harán sentir letárgico o perezoso”.

principa-harry-meghan.jpg

Los fanáticos de la pareja están felices con esa noticia, pues no es un secreto que el consumo de tabaco es una amenaza para la salud. De acuerdo al Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) más de 16 millones de estadounidenses viven con una enfermedad causada por el tabaquismo. Por cada persona que muere por fumar, al menos 30 personas viven con una enfermedad grave relacionada con el tabaco.