Aprovechando sus dones como sanadora, Verónica del Castillo dará terapia a las personas que sufren estrés post traumático tras el fuerte sismo que sacudió México la semana pasada dejando graves daños.

Por Carolina Amézquita Pino
Septiembre 27, 2017
Anuncio

Cuando ocurrió el terremoto de la semana pasada en México, Verónica del Castillo y sus padres se encontraban en Los Ángeles, California visitando a su hermana Kate. Al volver, se encontraron con los resultados de este siniestro, por lo que la periodista ha decidido utilizar sus dotes de sanación para ayudar a las personas que han sido afectadas por el sismo.

“Me sumo a unas terapias que van a estar dando de forma gratuita”, explicó Del Castillo al programa mexicano de televisión Ventaneando (TV Azteca). “Para todas las víctimas con estrés postraumático. Nos reunimos un grupo; varios terapeutas alternativos para brindar ese tipo de ayuda”.

La comunicadora considera que este desastre natural es un “efecto de todo lo que hemos estado haciendo” como individuos en nuestra vida diaria.

“Esto [el sismo] es producto de nuestros pensamientos y de nuestras palabras, y de nuestras acciones”, agregó. “Si estamos previniendo un sismo y estamos tratando de que todos los 19 de septiembre hagamos un simulacro, quizá de alguna manera lo estamos atrayéndolo”.

Del Castillo considera que es momento de “arreglar lo que tenemos dentro” y deshacernos de todas aquellas cosas que están dañando nuestra existencia para poder tener paz y lograr la unión como pueblo.

“Creo que, sin duda, esto es un salto cuántico para nuestro país. Nunca antes, yo como periodista, había visto la movilización en redes sociales; había visto a los millenials tan activos y había visto que lograran que ya los dirigentes de los partidos políticos empiecen ya a dar declaraciones para que los presupuestos se donen para esta causa. Eso nunca antes se había visto”, concluyó.

Verónica del Castillo confesó que se sintió tranquila, cuando pudo comunicarse con su hijo Darwin, quien se encontraba en la escuela en el momento del sismo.