Tras recuperarse de la enfermedad, la modelo puertorriqueña compartió el complicado episodio que le hizo dar un giro radical y decir adiós a una etapa de su vida.
Anuncio

A pesar de los pesares, Dayanara Torres siempre sabe encontrar el espacio a la sonrisa. Su intervención en La mesa caliente este viernes fue una bocanada de aire fresco y alegría para el público del show de Telemundo.

Más feliz, contenta e ilusionada que nunca, la actriz, presentadora y modelo habló abiertamente de los temas que allí le plantearon las moderadoras.

Entre ellos, el cáncer. Enfermedad que ha superado y de la que está totalmente recuperada. Con esta situación ya en el pasado, Dayanara también habló de otro episodio que arrugó su corazón hace dos años y que tiene que ver con sus hijos. Una situación que le hizo tomar una decisión muy importante y dar un giro de 180 grados a su vida.

dayanara torres
Credit: Instagram/Dayanara Torres

"De que me dio duro, me dio duro", dijo refiriéndose a este momento. Pero, ¿qué fue lo que pasó para que se sintiera así? Ella misma se lo contó a sus compañeras de mesa todavía con el corazón a mil y la voz entrecortada al recordarlo.

"Hace dos años Cristian se fue a Nueva York a estudiar ilustración y se me hizo difícil, pero no totalmente porque todavía me quedaba Ryan, pero cuando Ryan se graduó no me dio bien, no me dio bien para nada. Me encontré en Los Ángeles, me acuerdo que yo estaba nadando y me dije: '¿qué hago yo aquí en esta piscina sola? Si algo me pasa en el medio de esta piscina, ¿quién me va a encontrar?", dijo entre risas.

De ahí que tomara una de las decisiones más importantes de los últimos años: mudarse a Miami, donde vive su familia y su gente más allegada.

"Dije, yo creo que es el momento de mudarme, de venirme con la familia. Aquí vive mi hermana, mi mamá, estoy mucho más cerca de Puerto Rico... Pero sí, de que me dio duro, me dio duro", dijo de la marcha de sus hijos.

Si bien ambos son ya unos hombres universitarios con sus vidas encaminadas a sus sueños, para Dayanara siguen siendo sus niños del alma a quienes consentir, mimar y cuidar, independientemente de su edad y corpulencia.

Hace unos días, con motivo del Día de la Madre, la bella puertorriqueña sorprendía así a su hijo mayor en la ciudad de los rascacielos junto a su madre y su hijo menor. Un momento entrañable que denota el amor tan grande que les une como familia y las prioridades de Dayanara.