La expareja contó que se separaba porque ella quería aumentar la familia pero él no. Las reacciones no se han hecho esperar. "Si la amaras hubieras aceptado".

Anuncio

Cuando Danilo Carrera y Michelle Renaud anunciaron su separación en las redes, algunos pensaron que era una broma relacionada con el final de la telenovela en la que ambos actúan y son pareja, Quererlo todo. Desafortunadamente, era real.

La normalidad y el respeto con el que lo hicieron sorprendió para bien, pues en contadas ocasiones una ruptura tan pública suele ser tan pacífica. Ambos incluso compartieron un directo donde, por respeto a sus fans, confesaban la razón de su ruptura.

Michelle quiere aumentar la familia, Danilo prefiere esperar unos años más. ¿Significa eso que no se quieren? Al contrario, parece que más que nunca. Sin embargo, al querer cosas distintas han preferido tomar caminos separados a pesar del amor.

Muchos lo han entendido, otros no. Hay quienes no terminan de comprender por qué Danilo no cedió. El actor ecuatoriano, siempre amable y sincero, compartió un mensaje claro y contundente al respecto. "Digan lo que digan, inventen lo que inventen, solo nosotros sabemos el amor que realmente nos tenemos. Te amo, Michelle", escribió.

Más clarito, el agua. Un escrito al que acompañó con ese encuentro tan generoso con el público que habían hecho el día anterior y del que se desprende el grandioso amor que se tienen.

A pesar de las explicaciones, y como suele ocurrir en estos casos, se generaron dos bandos y opiniones muy divididas sobre la postura de Danilo de no seguir en la relación.

"Si en realidad la amaras hubieras aceptado tener una familia con ella pero de plano no ha de ser la mujer indicada para ti. Ojalá no te arrepientas porque jamás vas a encontrar una mujer como Michelle", "Si sintieras amor de verdad por ella no la dejarías ir... ya no eres un jovencito con 32 años, el tiempo se vive en el hoy, ¡no dentro de 5 ó 6 años!", expresaron algunos seguidores.

Su amor y respeto mutuo está por encima de cualquier crítica. La pareja se dice adiós sentimentalmente teniéndose adoración, lo que hace aún más difícil la ruptura.

En cambio, la amistad que han creado es para siempre y con ella se quedan. Un verdadero ejemplo de cómo los finales no siempre han de ser una tragedia. ¡Gracias!