La cantante estaba subida al escenario en pleno concierto cuando recibió una desagradable sorpresa mientras hablaba.
Anuncio
Yuri
Yuri
| Credit: Mezcalent/ Instagram

Este 15 de septiembre la cantante Yuri se encontraba en Nuevo Laredo, Tamaulipas, dando un concierto como parte de los festejos por el Día de la Independencia de México; sin embargo, la intérprete se llevó una desagradable sorpresa.

Entra canción y canción, la intérprete se encontraba hablando y de inmediato los asistentes notaron que una cucaracha estaba trepando por su vestido a la altura del escote.

Así se lo hicieron saber con gritos de: "¡Cucaracha!", "¡Tienes un cucaracho ahí!" y "¡Sacúdete!"; pero la cantante parecía no enterarse del mensaje que le mandaban sus seguidores.

La insistencia del público fue tanta, que finalmente Yuri dejó la bandera que sostenía y cuando se dio cuenta, el insecto ya estaba por su pelo. Reaccionó con un grito y cuando logró quitársela de encima, la tiró al suelo y la pisó. Posteriormente dijo:"La tenía por aquí" y añadió: "que bueno que fue por aquí y no por acá" (mientras señalaba su ingle).

Las imágenes del divertido momento se hicieron virales rápidamente y pronto alcanzaron miles de visualizaciones.

Con más de cuatro décadas de trayectoria profesional, Yuri continúa enamorando a su público y está muy vigente en el mundo de la música porque ha sabido adaptarse a los cambios de esta de la industria musical.

No obstante, la vida personal de la intérprete de éxitos como Dame un beso Detrás de mi ventana, ha estado cargada de momentos difíciles, como ella misma confesó en una reciente entrevista con Jorge Ramos en el programa Algo personal que se transmite en la nueva plataforma gratuita ViX.

Yuri
Yuri
| Credit: Mezcalent

"Cuando me quise quitar la vida fue antes de conocer a Rodri [Rodrigo Espinoza, mi esposo]", dijo la cantante para este espacio.

"Llegó a un punto muy fuerte la soledad; tenía 30 años. Me quise suicidar porque me sentía sola, tenía depresiones, porque me tomaba muchas pastillas para comer, no comer, adelgazar. No me metía pastillas para drogarme, pero me encerraba en mi casa. No recibía llamadas y, a veces, dejaba de comer", continuó.

"Nunca me metí droga porque era muy nerviosa y ni me gustan sentir cosas raras. Me gustaban los hombres, me gustaba el sexo; no fui ninfómana, pero creo que si Dios no hubiera llegado a mi vida me voy para allá. Empecé a tomar mucho alcohol y creo que definitivamente vino la soledad", añadió.