Las calles de Quito, la capital de Ecuador, estuvieron llenas de miles de manifestantes indígenas y estudiantiles durante más de 10 días.

Por Carolina Trejos
Octubre 16, 2019
Anuncio

Los ojos del mundo estuvieron puestos en Ecuador ante la crisis política que enfrenta el país las últimas semanas.

A pesar de que una serie de violentas protestas terminaron, muchos se preguntan ¿cómo comenzó el conflicto?.

Las calles de Quito, la capital de Ecuador, estuvieron llenas de miles de manifestantes indígenas y estudiantiles durante más de 10 días. Las manifestaciones violentas dejaron al menos siete muertos y más de 1,000 heridos, informa el New York Times.

Todo comenzó el 3 de octubre, cuando el gobierno puso fin a los subsidios a la gasolina y al diésel, haciendo que los precios del combustible subieran e incitando a los taxistas y camioneros a salir a las calles para expresar su descontento.

Grupos indígenas, estudiantes y simpatizantes del expresidente Rafael Correa, que terminó su mandato en 2017, también se unieron a las manifestaciones masivas. La multitud de manifestantes saquearon las oficinas del gobierno, se cancelaron los vuelos y se bloquearon las carreteras.

Los manifestantes también quemaron vehículos policiales y militares mientras los oficiales luchaban por apaciguar a las multitudes. A medida que la tensión y la violencia aumentaron, los residentes de Quito estaban en estado de pánico. Los manifestantes arrojaron bombas incendiarias caseras a la policía, informó BBC News, y los funcionarios respondieron con gases lacrimógenos.

El actual presidente de Ecuador, Lenín Moreno, acusó a los partidarios del expresidente Correa de tratar de derrocar a su gobierno. El Washington Post informa que Correa negó haber planeado un golpe o haber estado involucrado de alguna manera en las protestas.

El presidente Moreno abordó el descontento de los pueblos indígenas al ofrecer “adoptar una solución en la que los recursos se destinen a quienes más los necesitan”, informa el New York Times. Los líderes indígenas iniciaron un diálogo con el presidente, con el apoyo de la Iglesia Católica de Ecuador y las Naciones Unidas. Jaime Vargas, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, dijo que el recorte del subsidio al combustible trajo “solo más injusticia social” y exigió un cambio.

La economía de Ecuador se vio afectada por una recesión en 2016 y los opositores a Moreno afirman que no ha hecho lo suficiente para solucionar la crisis económica. El aumento de los precios del combustible después de que se redujeron los subsidios enfureció a los grupos más pobres del país, incluidas las comunidades indígenas y los trabajadores del transporte.

La paz parece estar volviendo a Ecuador después de que los líderes indígenas y el presidente Moreno llegaron a un acuerdo el domingo por la noche para cancelar el paquete de austeridad que generó descontento y disturbios civiles durante 11 días.

Después de que se anunció el acuerdo, se levantó el ánimo del país y la gente celebró la tregua. Tocando carros con conductores y pasajeros gritando alegremente y ondeando banderas ecuatorianas llenaron las calles.