Raúl de Molina no puede viajar sin esta excentricidad: ¡una máscara de gas!

Por Redacción People en Español
Marzo 07, 2019
Anuncio

Raúl ‘El Gordo' de Molina no tiene secretos en cuanto a sus gustos y placeres se trata, pero ¿sabes lo que siempre debe de tener a la hora de viajar?

El presentador de ‘El Gordo y la Flaca' [Univisión], reveló una de sus excentricidades, además de su obsesión que tiene que ver con los múltiples viajes que realiza, ya sea de trabajo o de placer.

“Amo las maletas. Tengo tantas y siempre compro [los estilos] más recientes”, contó De Molina al diario The New York Times.

El presentador confesó que su esposa se queja del número de maletas que tiene y que en ocasiones las ha tenido que regalar o donar.

Entre las cosas que no puede olvidar en casa están un extensor de cinturón y un monedero que le regaló su mujer.

“En algunos aviones, el cinturón es un poco corto para mi, así que tengo que usar un extensor en caso de que lo necesite. Tengo mi propio extensor de cinturón, el cual no necesito el 80 por ciento del tiempo, pero el 20 por ciento del tiempo, como en un [avión] 737 o algo así, lo tengo que usar”, explicó.

A De Molina le gusta vacacionar en las playas con su familia y visita Hawai frecuentemente, por lo que empaca trajes de baño extra en su equipaje de mano.

“Porque si se pierde mi ropa, no es fácil para mi comprar un traje de baño porque peso cerca de 290 libras. Así que llevo dos o tres trajes de baño en mi equipaje de mano, y mucha ropa”, confesó. “Me llevo un monedero que me regaló mi esposa que dice: ‘Te amo hasta la luna y de regreso', y lo empaco en mi mochila para la buena suerte”.

Entre su ropa, recuerdos y amuletos, De Molina no puede viajar sin lo que ahora resulta un artículo esencial para él: una máscara de gas.

“Tengo una pequeña máscara de gas que guardo en mi mochila. La llevo porque cuando mi esposa se embarazó, 18 años atrás, estaba en Turquía, en medio del terremoto. Cerca de 40 mil personas murieron a causa del terremoto a las afueras de Estanbul. Tuvimos que dejar el cuarto [de hotel] a las 2:30 de la mañana. Desde entonces, llevo una máscara de gas y una lámpara de mano, en caso de incendio”, reveló.