January 28, 2018 11:08 AM

¿Es verdad todo lo que pasa en el mundo de las redes sociales? Pues según el periódico The New York Times, deberíamos ir con más cuidado. Quizás esos millones de seguidores que celebridades, atletas e incluso políticos obstentan podría ser un número comprado para aumentar su popularidad y no perder su prestigio.

Es el precio que muchos tienen y quieren pagar por la tan ansiada popularidad. Pero detrás de toda esta gran bola se esconde Devumi, una empresa estadounidense algo oscura que según la reconocida publicación ha recaudado millones de dólares en este mercado por semejante acción.

Parece que Devumi vende seguidores, princpalmente de Twitter e incluso retuits. ¿Cómo? Según avanza The New York Times, a través de un conjunto de unas 3.5 millones de cuentas automatizadas con las que la compañía ha llegado a proporcionar hasta 200 millones de falsos seguidores.

Se podría definir como una especie de robo de identidad ya que lo que Devumi hace es usar los nombres, fotos de perfil, lugares de origen y otros detalles personales de usuarios reales de Twitter, donde también hay menores de edad, con el fin de alcanzar esta terrible hazaña.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El fundador de Devumi, German Calas, ha negado rotundamente que vendan seguidores. “Las acusaciones son falsas y no tenemos conocimiento de ninguna de esas actividades”, aseguró vía email al Times el pasado mes de noviembre en medio de esta investigación periodística.

Los nombres de artistas con seguidores falsos ya empiezan a salir a la luz, entre ellos, el del actor John Leguizamo. Twitter, la red más afectada al respecto, no piensa quedarse de brazos cruzados y su portavoz, Kristin Binns asegura que están más pendientes que nunca de esta situación.

“Seguimos luchando para responder a cualquier automatización maliciosa en nuestra plataforma, así como cuentas falsas o de spam”, explicó. Desde luego, no es oro todo lo que reluce.

You May Like

EDIT POST