Ferdinando Valencia tiene nuevos proyectos profesionales; sin embargo, aún continúa trabajando para sobreponerse de la pérdida de Dante, uno de sus mellizos.

Por Carolina Amézquita Pino
Febrero 21, 2020
Anuncio

El pasado agosto, murió Dante, el hijo de Ferdinando Valencia y Brenda Kellerman. Tras varios meses de la triste pérdida, el actor habla abiertamente de las acciones que está realizando para superar el fallecimiento de su bebé y dedicarse al cuidado de su otro niño, Tadeo.

“Sé convivir con el dolor; se aceptarlo, se perdonarme cuando me duele algo, se perdonar que las cosas me duelan, se perdonar a la vida”, confesó Valencia a los medios de comunicación. “Muchos me dicen, por ejemplo, que sí me enojo con Dios, que cuando lo perdoné. No tengo que perdonar a quien me ha dado todo. Entonces, estoy feliz con él, estoy feliz con lo que me ha dado. Simplemente trato de fluir”.

Para el histrión lo único importante en este momento es el bienestar de su familia; particularmente, de Tadeo, el mellizo que sigue vivo. Por ello, ahora se preocupa por seguir trabajando, aunque considera que quizá su profesión ha sido importante para poder superar el momento tan difícil que está viviendo.

“Gozo mi carrera, la disfruto. Y si me preguntan sí es terapia; no lo sé porque no pienso en eso. Pero quizá en el fondo me funcione”, reveló. “Podría mandar a volar la fama, podría mandar a volar mi carrera, podría mandar a volar todo, me podría mandar a volar yo mismo, pero mi hijo [Tadeo] lo quiero ver bien y es para lo que yo trabajo. No es que el resto de las cosas que acabo de decir no me importan, me importan mucho, pero no se comparan con lo que importa que él esté bien”.

Respecto a la posibilidad de tener más hijos, Ferdinando Valencia lo deja en manos de Dios y “le vamos a dar la bienvenida a lo que sea que nos mande”.

“No lo sé [si tendrá más hijos]”, mencionó. “Lo que mande Dios; intentos, de repente, hay”.